RECORDLogoRECORD

Opinión

David Faitelson

David Faitelson es dueño de un estilo duro, pero frontal al momento de dar opiniones, que incluso le han traído choques con algunas figuras.

¡Mil millones por las Chivas!

2018-11-06 | David Faitelson
Comparte en:

Lo primero que habría que dejar en claro es que nadie puede imaginarse a un futbol mexicano sin las Chivas, sin su historia, su protagonismo —el que cada día tiene o garantiza menos—, sin sus ventas, sin su pasión y sin el equilibrio y la identidad que su nombre y marca significan.

Hasta hace poco estábamos sobre la hipótesis de que lo que mejor le convenía a Chivas era el regreso de Jorge Vergara. Hoy, yo no estaría tan seguro de ello. Creo que lo que más le conviene al famoso club es encontrar a un nuevo dueño.

Nada de eso, sin embargo, promete ser sencillo. Primero, porque no sabemos si Vergara en realidad desea venderlo. Segundo, porque se ha especulado sobre la cantidad que pretendería Vergara —con todo y estadio—. Y tercero, porque no hay nadie que esté dispuesto a perder dinero, así porque así, con un club de futbol.

Chivas vive en la incertidumbre. Ha vuelto a fallar por hacerse de un lugar en la Liguilla. Vergara está alejado del equipo por problemas personales; el joven Amaury, su hijo, tiene poca experiencia; José Luis Higuera 'juega' como un 'enemigo' camuflado de la institución y José Cardozo y los futbolistas han hecho lo que han podido. Mientras ello sucede, el equipo se vuelve a aproximarse a las 'zonas de turbulencia' en la tabla porcentual, una situación muy poco recomendable para el futuro próximo, cuando irremediablemente —supongo— volverán los descensos y los ascensos de manera normal al futbol mexicano.

Vender a Chivas no será —insisto— nada sencillo, pero el futbol mexicano -hablo de los supuestos 'socios'- deben trabajar en ello. Después de todo, Chivas es un 'activo' fundamental de este futbol. Uno de los clubes con los cuales se cuenta para el protagonismo, la venta de patrocinadores, asistencia a los estadios, ratings de televisión y pasión en general, un club viejo, ganador, popular y que además guarda en su mexicanidad una parte esencial del espectáculo en la Liga.

Es además —creo que lo sigue siendo— el gran rival del América, lo que colabora en el equilibrio del juego. Yo no me imagino al futbol mexicano sin las Chivas.

No conozco una entidad deportiva en México que cueste mil millones de dólares. Claro, hay que agregar el nuevo y moderno estadio que es propiedad del club y que, según estimaciones, Vergara valúa en 800 millones de dólares. En el horizonte de los rumores, han aparecido algunos compradores virtuales: Desde Marcos Achar (antiguo dueño de Comex), el constructor Freddie Helfon, la familia o parte de la familia Leaño (Universidad Autónoma de Guadalajara y bienes raíces en el Estado de Jalisco) y hasta el reconocido empresario Carlos Slim. Nada, nunca, ha sido confirmado.

Chivas necesita un dueño que le inyecte una nueva vitalidad —esa misma que Vergara le dio cuando descompuso a la Asociación Civil para hacerse del equipo—. Que le invierta, que mantenga planes y proyectos de trabajo, que busque a las personas adecuadas en el trabajo deportivo y que no lo mezcle con aspectos comerciales.

Chivas necesita de alguien que no 'huela' al América, a Televisa ni a ningún interés televisivo. Eso y además de alguien que esté dispuesto a invertir 1,000 millones de dólares sin saber cuándo o si algún día los podrá recuperar. No está fácil. El presente y el futuro de este sui géneris club, esencial para el futbol mexicano, está bajo un gran dilema.

¿Por qué? Porque Jorge Vergara no aparece y porque quizá ya no sea tiempo de que aparezca, sino de que se decida por vender. Eso parece ser lo mejor o quizá lo único que pueda 'salvar' al glorioso club Deportivo Chivas Rayadas del Guadalajara.