Opinión

David Faitelson

David Faitelson es dueño de un estilo duro, pero frontal al momento de dar opiniones, que incluso le han traído choques con algunas figuras.

Martínez, Irarragorri y una batalla inútil…

2020-04-21 | DAVID FAITELSON
Comparte en:

Una batalla entre Jesús Martínez y Alejandro Irarragorri solo le sirve al “Statu quo” del futbol mexicano, uno que intenta sostener el poder, defender sus propios intereses y conducir al futbol como lo ha hecho en los últimos 50 años.

En algún momento de la historia moderna de nuestro futbol, ambos eran esenciales para generar la transformación que tanto anhelan los aficionados a este espectáculo deportivo profesional.

Y no se trata de saber quien es mejor. Se trata de aprovechar la inteligencia y la sagacidad que ambos, sin duda, poseen en beneficio directo del futbol mexicano.

Esta claro que Jesús Martínez y Alejandro Irarragorri piensan distinto, pero cada cual a su manera han sido protagonistas de los crecimientos y desarrollos más impresionantes que el futbol mexicano ha tenido en su época moderna.

El Grupo Pachuca, el Grupo Orlegi, sus “barcos Insignia”, el Pachuca y el Santos, se han convertido en grandes ejemplos de cómo hay que concebir, ejecutar y triunfar en el mundo del futbol. Basta con ver lo que han generado alrededor del juego, un desarrollo integral en estructura, infraestructura, negocios, empleos y un futbol que ellos alcanzan a percibir como un asunto social mas que como un simple juego.

Las diferencias para mi se establece a partir de que Martínez, en sus 25 años ininterrumpidos como dueño de clubes, ha sido un impulsor de cambios en la forma en que se administra el futbol e Irarragorri, de algún modo, se ha apegado a la línea del poder que por años ha gobernado el futbol mexicano. El parteaguas de la separación entre ambos pudo haber sido aquella defensa casi heroica que Irarragorri hizo hace un par de años de los contratos de televisión de la selección mexicana, cuando Martínez habría impulsado la presencia de una contraoferta que encabezaban America Movil, de Carlos Slim y Telemundo, de NBC y que superaba la cifra que las televisoras abiertas en México pagan por los juegos del Tricolor.

Fue el presidente del Grupo Orlegi quien encontró el punto exacto, las “letras pequeñas” del contrato que imposibilitaban un cambio en la gestión de los derechos, más allá de que la oferta era mucho mayor que la actual. Irarragori había defendido con éxito el “Santo Grial” de la Federación Mexicana de Futbol y de las televisoras mexicanas. Tendría una recompensa en el futuro. Y ese futuro pudo haber llegado hoy, cuando se toman decisiones como las que se impusieron el viernes en una votación de la Asamblea de Dueños y donde se definió terminar con la Liga de Ascenso y por ende suprimir el descenso y el ascenso de la primera división.

Irarragorri es señalado como el “Padre intelectual” de esa operación, hecho que pareció confirmarse con el extenso boletín que Grupo Orlegi colocó en las redes sociales el sábado, justificando detalladamente cada una de las acciones que había aprobado por una cerrada votación la asamblea.   No hay que olvidar que ese mismo grupo es propietario de un club (el Atlas) que esta seriamente involucrado en los temas porcentuales y afrontaba una seria posibilidad de perder la categoría. Hoy, esta “a salvo”.

Martínez ha sido el personaje más trascendente del futbol mexicano en el nuevo siglo. Fue él y sólo él quien propicio el rompimiento del duopolio televisivo. Puso a la televisión restringida en el negocio del futbol, pero cuando intento que la selección mexicana también fuese ofrecida al mejor postor para aumentar las ganancias generales de los clubes, se encontró con un obstáculo, donde Irarragorri pudo haber tenido que ver.

El futbol mexicano siempre ha suspirado por personajes que puedan originar la gran transformación que hace décadas espera. Hoy, tiene dos, que, indudablemente piensan y actúan diferente, pero que, enfrentados, no servirán para generar los cambios. Cada quien, con su estilo, sus virtudes, sus defectos, y su indudable capacidad para entender lo que le industria requiere en estos tiempos. Creo que es una lástima que Martínez e Irarragorri estén tan distanciados. Juntos, significan la esperanza para un futbol que sueña con ser mejor…

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: AL FUTBOL LE URGE VOLVER... ¿CUÁNDO? ¿CÓMO?