RECORDLogoRECORD

Opinión

David Faitelson

David Faitelson es dueño de un estilo duro, pero frontal al momento de dar opiniones, que incluso le han traído choques con algunas figuras.

Juego limpio o juego de intereses

2019-08-13 | David Faitelson
Comparte en:

Lo del 'juego limpio' es tan sólo un cliché. Más bien es un 'juego de intereses' lo que prevalece en el futbol mexicano y en el futbol internacional. Para ellos, cuidar el negocio está por encima de cualquier prioridad, ética o moral.

¿Alguien acaso suponía que el futbol mexicano (su sistema, su poderosa industria) iba a quedarse de brazos cruzados mientras uno de sus grandes activos y fenómenos se descomponían hasta el punto de poner en riesgo su permanencia en la máxima división?

Chivas es mucho más que un club de futbol. Es parte integral del negocio que significa el futbol en México y en Estados Unidos. Tenerlo en desgracia no es bueno para nadie. Hasta los rivales de Chivas necesitan de un Chivas fuerte, vigoroso y competitivo. Creo que hasta ahí, estamos todos de acuerdo. La pregunta es: ¿Ayudan a Chivas?

Se pueden generar mil y una conjeturas o hipótesis, pero la realidad es que en todas las Ligas profesionales del mundo, los 'equipos grandes' son favorecidos por el arbitraje. Puede que ocurra de una forma no demasiado expuesta o que se de incluso de una manera natural (ante la duda, se marca siempre a favor de la camiseta que más pesa). La polémica sobre Chivas ha aumentado por la presencia del VAR. La tecnología ha demostrado que no es infalible y que está, finalmente, expuesta a la interpretación y a la voluntad, y lo que es peor, a los intereses del humano. Con o sin repeticiones, se puede favorecer a un equipo en una situación controversial.

Durante muchos años, se ha involucrado al América en situaciones sospechosas con el arbitraje. Primero, a una razón que obedece a la pasión que ese club significa y luego por el inevitable hecho de que el América ha vivido siempre apegado al poder que su empresa (Televisa) ejerce sobre la administración y la explotación comercial del juego. El América huele, inevitablemente, a los poderes federativos. Siempre tendrá ese matiz oscuro, turbio que le significa estar cerca del poder.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: HERRERA LE LLAMA 'ENVIDIA'; YO 'CALIDAD' 

Pero no evitemos la pregunta y no nos escudemos en el América: ¿El arbitraje ayuda a Chivas? Yo diría que el futbol mexicano se ha lanzado en una cruzada para evitar que la delicada situación que rodea al club, termine por llevarse uno de sus principales activos. Chivas tiene cuatro torneos sin participar en la Liguilla y su situación en la tabla porcentual no es, de ninguna manera, cómoda. Está claro que Chivas atraviesa por la peor crisis deportiva y puede que también económica de su historia. El futbol mexicano hará lo que tenga que hacer para darle una mano. Pero ello no significa que Chivas va a contar con una ayuda descarada para ganar puntos. No, ellos mismos tendrán que hacer un gran esfuerzo (cosa que han hecho en estas primeras cuatro fechas del campeonato) y luego, cuando prevalezca la duda, habrá siempre 'una mano' que les empuje hacia adelante. Creo que eso explica las polémicas marcaciones de las que, indudablemente, se han beneficiado en las últimas jornadas. Ante una decisión incierta, habrá una consecuencia o resolución que impulse a Chivas.

¿Se imagina usted una Primera División sin las Chivas? Entradas a los estadios, televisión, patrocinadores, camisetas, niveles de audiencia, rivalidades, clásicos, la tradición de jugar sólo con mexicanos. Perdería más la industria del futbol que el propio Club Deportivo Guadalajara. El futbol profesional no es un 'deporte limpio'. Nunca lo ha sido y no lo será mientras existan intereses que sean parte de su industria. A Chivas hay que cuidarlo en una etapa muy delicada y yo diría que decisiva de su historia como club.

El futbol mexicano toma precauciones. Se ampara. Cuida detalles, inclina la balanza en situaciones comprometidas y dicta el camino a través del órgano que imparte justicia en la cancha y que más que cuidar el 'juego limpio', protege a su industria, a su negocio, a su economía. Es, al final del día, un 'juego de intereses'.