Opinión

Felipe Morales

Con un estilo fresco y una pluma original, Felipe Morales nos cuenta las mejores historias del futbol desde su perspectiva periodística.

Perdieron Cruz Azul y Chivas por su esterilidad ofensiva

2019-09-01 | Felipe Morales
Comparte en:

No ganar no siempre es perder. Pero ayer perdieron Cruz Azul y Chivas desde la confirmación de su esterilidad ofensiva. Querer no siempre es poder. Y ayer ninguno pudo rebasarse. Igualaron a un tanto a partir de sus realidades. 

Mucho porque el Guadalajara es la multiplicación de la desconfianza o porque no tiene la mira calibrada. No es que no lo haya intentado. Es que los disparos de media y larga distancia fueron desorientados, como un satélite sin rumbo en el espacio de lo improbable.

Cruz Azul es el ensayo constante. La experimentación con probetas; los tubos de ensayo; la improvisación del futbol. La mutación permanente con Julio César Domínguez como lateral izquierdo, Igor Lichnovsky como contención y Juan Escobar como central. No es que ninguno no puede jugar ahí: es que no juegan mejor en esas zonas...

Y así confluyó lo esperado con lo logrado. Chivas atacaba en tiro de esquina y terminó en su portería; lo hizo sacando la pelota de ahí, después de una ciclónica conexión entre Orbelín Pineda y Jonathan Rodríguez; el ‘Cabecita’ cristalizó con anotación un contragolpe cargado de velocidad y precisión para los libros del futbol.

Chivas se había deslavado en el tiempo; se había diluido en agua tibia. Hasta qué Miguel Ponce le puso dos vidrios a un tiro libre enmarcado en el ángulo izquierdo; Miguel disparó de 25 metros hacia lo eterno.

De esa forma, el corazón del partido latía con respirador artificial; después, ni Bryan Angulo fue Caraglio ni Santiago Giménez fue Angulo para la desafortuna ofensiva celeste. 

Chivas fue más en el último tercio del partido; probó a portería. Disparó constantemente hacia lo incalculado. Y así se consumió en el esfuerzo, reservado para los limitados. Los dos equipos están actualmente fuera de zona de Liguilla. Los dos grandes se batieron en un duelo de gigantes del pasado.  

Desde la cosecha de dos puntos de nueve posibles, en semana doble, a Cruz Azul le sabe a bebida descafeinada; a Chivas un punto de seis posibles en semana corta por haber descansado a media semana le saben a realidad, siendo su mejor partido el que no jugó a media semana...