RECORDLogoRECORD

Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

Mundial Sub 17, ejemplo de optimismo

2018-12-06 | Alejandro Molina Bortoni
Comparte en:

Celebro enormemente que la Selección Femenil Mexicana haya logrado este subcampeonato. Por lo visto, la Liga Femenil ha sido un acierto y, por supuesto, no ha sido una casualidad obtener este resultado. Detrás de este éxito ha habido un enorme esfuerzo de entrenadores y familias comprometidas con ellas.

Felicidades a todos los que han estado trabajando para impulsar a estas jóvenes, es un honor escribir esta columna para reconocerlas. El sueño de toda una vida para un grupo de futbolistas ha sido logrado, participar en la Final de un Mundial. Dieron el máximo y son unas guerreras.

Hay enormes beneficios psicológicos de anclarnos en los éxitos, celebrarlos, compartirlos y reconocerlos. A nivel mundial, en ese nivel, México muestra de lo que es capaz. Trabajar desde las fortalezas hace posible atrevernos y visualizar mejores horizontes, con la confianza de que los objetivos que nos planteemos se pueden lograr.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: No será en casa

Es importante sumarnos a este éxito para declarar que los mexicanos somos ganadores, necesitamos crear una masa crítica de personas que crea que lo somos. Necesitamos declararlo para cambiar las creencias de desafirmación y derrotismo. Es necesario alzar la voz y atrevernos a decir que sí somos ganadores, porque las evidencias están ahí y debemos crearlas aún más. Esto nos permitirá seguir impulsando a las nuevas generaciones.

Es fácil minimizar, desacreditar o restar importancia. Es necesario cambiar la actitud y reconocer el éxito, focalizarnos en las cosas que se hacen bien y no sólo voltear a lo que está fallando. Hay buenas noticias, esta victoria debe impulsar a muchos niños y niñas para atreverse a soñar, trabajar y esforzarse para lograr sueños.

Estimados lectores, sintámonos orgullosos de ser quienes somos para que estos ejemplos de éxito nos hagan ver que en México hay también motivos para celebrar las cosas que se están haciendo bien. Divulguemos tantas cosas buenas que se están logrando para crear la certeza necesaria para seguir construyendo un futuro mejor.

No es un idealismo, el optimismo es una actitud que se aprende. Es saber que, atesorando lo bueno, con esfuerzo y objetivos claros, se puede dar un paso para lograr una mejor versión de nosotros mismos. Felicidades a ese gran equipo, deseo que sigan dándonos este tipo de satisfacciones tan necesarias para todo este gran país.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.