Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Lozano y su calvario

2020-01-28 | Christian Martinoli
Comparte en:

Si un club paga 42 millones de euros por tu pase y te asegura más de 4 millones de euros anuales por el siguiente lustro, está claro que se trata de algo importante que le genera expectativas inmediatas al equipo contratante. Así es como siente, vive y quizá padece hoy el Nápoles la actualidad de su fichaje estrella, Hirving Lozano.

El Chucky y su entorno sabían, como cualquier observador de futbol de alta gama, que ir a la Serie A es un salto de calidad inmenso que conlleva estilo de juego distinto, un rigor defensivo de máxima expresión y una sostenida presión mediática dentro de un cuadro tan pasional como es el Nápoles.

Nadie iba a esperar adaptación y mucho menos por el precio desembolsado. Y todo esto lo sabía perfectamente Carlo Ancelotti, quien fue el artífice para poder lograr la contratación del veloz atacante mexicano. Tanto lo sabía el buen 'Carletto' que cuando los números de su escuadra se fueron al traste en muy poco tiempo, el gran sacrificado sería él mismo.

Desde la sorpresiva salida, para muchos, de Ancelotti y la llegada del otrora aguerrido Gennaro Gattuso, la actividad de Lozano ha ido desapareciendo, como si el nuevo DT no tuviera mucho interés en hacer mejorar al atacante.

Aceptó que lo utilizaría más como extremo que como delantero central o segunda punta, situación que generalmente venía haciendo con el conjunto napolitano.

“Si logramos que juegue de extremo como en el PSV nos va a ayudar, pero acá necesita sostener su nivel de carrera en velocidad”, afirmó el dueño del banquillo cuando le preguntaron que desmenuzara las condiciones del delantero azteca.

Por el momento, Chucky no tiene muchas oportunidades para seguir mostrándose porque hay clubes donde la titularidad no te la ganas con el nombre o el contrato, sino en cada entrenamiento, el Nápoles parece ser uno de ellos y Gattusso, quien no era un dotado cuando fue jugador, pudo entrenar con muchos de los mejores, logrando hacerse de un puesto indiscutido en el Milan gracias a su juego físico y mentalidad contra balas.

Chucky, antes de pensar en un traspaso a los brazos de Ancelotti al Everton como muchos insinúan en la península itálica, deberá regresar a las bases y apoyarse en el orgullo, la humildad, el sacrificio y el trabajo para conseguir ganarse la confianza de un entrenador que hoy claramente se la ha negado.

Lozano dio un salto muy importante de un grande en Holanda a un equipo protagonista de Italia, eso es demasiado, el asunto es que él y sus compañeros no han hecho mucho para que el Nápoles pelee arriba como lo hacía hasta hace menos de un año y para colmo se han suscitado diferencias con el presiente del club con respecto a temas disciplinarios.

Esa situación atañe a todos, pero como pasaría en cualquier lado después de cepillar a un entrenador en el camino, los que siguen en la lista de la crítica voraz no son los 'bomberos' del nuevo cuerpo técnico, sino los jugadores importantes del plantel y por los que primero se empieza son con los que recién llegaron, aunado esto a los que más costaron; es una tabla jerárquica sencilla.

Alto costo, alta exigencia, poca paciencia, ecuación que ocurre en cualquier parte del mundo del futbol, ahora no nos vengamos a sorprender.