Eliud Kipchoge, primer atleta en correr un maratón en menos de dos horas

Eliud Kipchoge sonríe previo a entrar a la meta del maratón
Eliud Kipchoge sonríe previo a entrar a la meta del maratón | AP
El keniano de 34 años corrió los 42 km en 1h 59m 40s, marca que no será oficial por las ayudas que recibió
2019-10-12 | EFE
Comparte en:

El keniano Eliud Kipchoge, récord mundial de maratón, derribó este sábado en Viena el legendario muro de las dos horas sobre la distancia con un tiempo de 1:59:40, una marca que sin embargo no será oficial por las ayudas externas que recibió.

El maratoniano más rápido de la historia ha reventado el crono corriendo los 42.195 metros a una velocidad media más propia de un sprint, con una media de 17 segundo por cada 100 metros, 2 minutos 50 segundos por kilómetros.

El fondista, récord mundial de maratón (2h01:39), ha sido el protagonista en solitario de una carrera hecha a su medida, "Ineos 1.59", en la que ha contado con ayudas externas no permitidas por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) y, por tanto, su marca no será homologada.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CORREDORES AFRICANOS DOMINARON MARATÓN DE LA CIUDAD DE MÉXICO

La carrera comenzó a las 08.15 hora local (06.15 GMT) con condiciones climáticas un poco peores a lo inicialmente esperado, con niebla y una humedad del 90 por ciento, lo que aumentaba el desgaste.

Kipchoge, que ha clavado los tiempos de forma constante, corrió detrás de un vehículo que le iba marcando el ritmo para batir el legendario muro de las dos horas y rodeado por siete 'liebres', en formación de flecha para protegerlo del viento

Esos siete corredores formaban parte de un equipo de 41 atletas de primer nivel que se fueron turnando a lo largo de toda la carrera para darle apoyo. También contó con un avituallamiento en movimiento y un circuito completamente llano y adaptado, incluso con partes recién asfaltadas para evitar irregularidades.

El atleta africano ha asegurado que esta carrera, pese a no ser oficial, es más importante que el récord que logró el año pasado en Berlín porque romper una de las fronteras míticas del deporte le permitirá entrar en la historia e inspirar a toda una generación.