Daniel González, el jugador que se convirtió en árbitro por su gusto de ser 'villano'

El árbitro Daniel González posa para la lente de RÉCORD
El árbitro Daniel González posa para la lente de RÉCORD | MIGUEL PONTÓN
Daniel González aseguró que ya lleva 20 años en el arbitraje y lo ve como una manera diferente de vivir el futbol
2020-03-14 | FRANCISCO FERNÁNDEZ
Comparte en:

Daniel González estaba encaminado para convertirse en un gran jugador de futbol, incluso ya lo practicaba de manera profesional, pero la ausencia del árbitro en un partido le mostró cuál era su verdadera pasión y, desde ese momento, lo suyo ha sido impartir justicia en las canchas.

“Empecé de una manera muy curiosa, yo jugaba futbol rápido profesional y en una ocasión no llegó el árbitro y me dijo el coordinador que si no quería meterme a pitar, me metí y me quedé como árbitro. La verdad es muy interesante y ya llevo 20 años pitando, es una manera diferente de vivir el futbol”, recordó el silbante.

El papel de villano dentro del terreno de juego fue la razón que cautivó a González para continuar su carrera como silbante, aunque reconoció que muy pocas veces recibe reclamos hacia su trabajo por parte de los jugadores.

“Como árbitro eres como el villano, es una adrenalina diferente, que tienes una fracción de segundo para pitar, para ver la apreciar la jugada y sobre todo los gritos de los jugadores es lo que te motiva. A mí me ha ido muy bien, no sé si sea el primero, pero muy pocos jugadores me reclaman”, aseguró González.

Gracias a sus buenas actuaciones, en una semana puede llegar a dirigir hasta 40 partidos en los campos de Olimpus 7, donde es mejor conocido como ‘el Divo’, aunque también tiene tiempo para dar clases en una secundaria donde es profesor de Educación Física.

“Tengo alrededor de 40 partidos a la semana entre Finales, femenil, diferentes ligas. También soy maestro de Educación Física en una secundaria, me gusta mucho. En la mañana estoy con los chavos y en la tarde es mi pasión por el arbitraje”, declaró el colegiado.

Sin embargo, no todo ha sido sencillo cuando le toca mostrar las tarjetas, ya que tiene que enfrentarse a 22 jugadores dispuestos a todo por conseguir el resultado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: IVÁN MARTÍNEZ, ENCANTADO CON LA PRESIÓN QUE EXIGE JUGAR COMO PORTERO

“Es un trabajo muy complicado, muchos creen que es fácil agarra un silbato y dos tarjetas, pero si tiene su chiste. Tienes que saber manejar el partido, yo siento que los más complicado es entender que adentro hay 22 personalidades, 22 maneras diferentes de pensar, pero más que complicado es un compromiso que tienes con el jugador de que tienes que hacer un buen trabajo y terminar bien el partido”, destacó el ‘Divo’.

El Divo muestra sus tarjetas para impartir justicia