Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Sistema contra individualidades

2022-05-20 | Christian Martinoli
Comparte en:

Atlas vive el mejor momento de su historia desde lo utilitario y funcional de su sistema de juego basado en un parado defensivo sólido con desplazamientos en ofensiva rápidos y largos sin nunca perder la forma atrás. Nadie encuentra el hilo negro analizando las maneras de la escuadra de Cocca, pero tampoco nadie, ningún rival, puede desajustar con contundencia dicha táctica. 

El juego rojinegro no llena los ojos pero si solventa las necesidades de un club que cotidianamente vivió con los resultados esquivos en instancias definitivas. 

Además Atlas ya se sacudió las dudas y el temor de plantarse en cualquier campo para buscar plasmar sus ideas en la cancha, juega igual en donde sea y eso sin duda es un éxito generado abiertamente por el cuerpo técnico. 

El miércoles obtuvieron una ventaja quizá desmedida contra unos Tigres que especularon una hora hasta que aglomeraron parte de su arsenal ofensivo tratando de hacerse partícipes en el marcador. Tuvieron 20 minutos fúricos en los cuales Camilo Vargas fue figura y Gignac erró una jugada que no suele fallar. 

Ahora dependerán del espíritu indomable que suele impregnarles su afición en el Universitario pero deberán ser quirúrgicos contra un equipo que no pierde por tres anotaciones de diferencia desde febrero del 2019, cuando Cocca ni siquiera era el DT del Atlas. 

Misión al borde del abismo de un equipo totalmente desbalanceado entre lo que ofrece de garantías en ofensiva y lo permisivo que suele ser su sector bajo. 

Tigres como su paisano Monterrey renguean del mismo pie, porque son clubes repletos de dinero que son diseñados desde hace más de una década para ganar el campeonato, nadie gasta más que ellos y nadie tiene más herramientas que ellos, por ende la única nota puntual que pueden generar es negativa, ya que si ganan el título entraría desde lo “natural” o “normal” del diseño económico preconcebido, debido que en la banca tienen ocho jugadores que podrían ser titulares en cualquier otro equipo de la Liga, pero si no lo logran, se catalogaría como un fiasco, un malogro, una desilusión, un fracaso y un despilfarro de efectivo y talento sin resultado final cumplido. 

Atlas es el campeón y lleva mano, no le sobra nada, juega con las unidades justas, posee cuatro bastiones y un ejército de gregarios que tienen la idea clara desde hace rato y ya se la creyeron, eso para cualquier rival es muy peligroso porque mientras no entre en pánico escénico el sistema táctico manda por encima del estético. 

Tigres tiene las suficientes individualidades para hacerle tres goles a quien sea pero no las garantías de mantener el cero en su portería, por más que el polémico Nahuel sea al igual que Vargas, un portero fuera de serie. 

Vuelta caliente en San Nicolás con un cuadro local muy maduro y sin margen de error ante el equipo que mejor domina su idea futbolística y que estará jugando al error del rival. 
Puede ser un juego épico repleto de emociones con la mejor ofensiva del fútbol mexicano o un partido que con un error del oponente, la mejor defensa del torneo lo haga parecer de trámite o hasta de pretemporada.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ALMADA: 'TONTO SERÍA CONFIARNOS EN NUESTRA CASA; VAMOS A JUGAR UNA FINAL EL DOMINGO'