Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Reynoso y Solari

2021-04-16 | CHRISTIAN MARTINOLI
Comparte en:

Es difícil encontrar a varias personas que hayan estado a gusto o de acuerdo cuando se anunciaron las contrataciones de Juan Reynoso para Cruz Azul y la de Santiago Solari aterrizando en Coapa.

Sobre el sobrino del famoso 'Indio' se habló tanto de los 32 partidos que dirigió al frente del Real Madrid y de sus años con el Castilla, y se llegó a poner en duda que esos no fueran pergaminos suficientes para entrenar al América.

Mientras que del técnico peruano que vive hoy en La Noria, se dudó bastante que su estilo se acoplara a las exigencias históricas de juego ofensivo que tiene Cruz Azul. Digamos que, quizá, a muchos nos invadió la incertidumbre acerca de los verdaderos alcances de Santiago y se generó incertidumbre que Reynoso pudiera aprovechar el paquete que parecía ganado, en su momento, por Hugo Sánchez.

En América dieron un cambio rotundo en formas y fondo, sin gran presupuesto consiguieron la no menor contratación de Aquino y la vituperada llegada de Fidalgo, ellos se sumaron a un plantel que hace rato ya no generaba ilusión y mucho menos idea de juego.

Solari lo hizo de a poco un cuadro que pasó del pragmatismo y el orden a soltarse con alma propia y estilo frontal. Digamos que las Águilas dejaron de esperar el chispazo individual que antes le salvaba partidos porque de volumen, sustancia y trabajo se notaba carente. América necesitaba un estratega y no un motivador. Ahora lo tiene.

Reynoso, por su parte, agarró una papa caliente, como siempre lo será Cruz Azul mientras no gane el tan ansiado título de Liga, y con todo que perder tras la tremenda campaña de Siboldi, que fue terriblemente masacrada por una tragedia de 90 minutos en la Vuelta de las Semifinales ante Pumas, tomó sus cosas desde Puebla y llegó de rebote al equipo con el que como futbolista hace 23 años dio la vuelta olímpica en León.

Reynoso, a pesar de su origen táctico cauto y defensa extrema, fue aflojando las ideas y entendiendo que el proyecto acá era otra cosa; su gran valor se fundamenta en que con Siboldi el ataque dependía casi en su totalidad en la capacidad de Rodríguez, mientras que ahora son muchos más los protagonistas que acompañan al propio 'Cabecita'.

No era fácil llegar a un plantel que todavía tenía las telarañas en la cara que les dejó aquella goleada en el Olímpico 68, no era sencillo convencer a este conjunto que con trabajo y paciencia se podían hilvanar triunfos que generaran, una vez más, confianza en busca del título.

Y es que Reynoso, con todo y sus antecedentes de técnico discreto, ha logrado lo que jamás nadie en la historia del club como responsable del primer equipo consiguió. Sí, esa racha de victorias que hoy ensanchan el pecho y que todavía no termina, pero que como sabemos bien, en caso de no obtener el título, sólo quedarán en los anales celestes.

Este fin de semana se juegan la cima del futbol mexicano por más que esta sirva de poco y ahora menos, ya que en caso de que ambos llegaran a la Final, sin gol de visitante y jugando en el Azteca, poco ayudará quedar primero o segundo; sin embargo, el choque será por el clásico orgullo, pero sobre todo, para mandar un mensaje de respeto y dejar un antecedente fresco de cara a la Liguilla.

De Solari y Reynoso sólo basta decir que felicidades por el trabajo, porque hoy es fácil decir lo que lograron y que andan muy bien. Pero la verdad es que pocos, muy pocos confiaron en ellos cuando firmaron el contrato.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: AGUA Y AJO