Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

No entienden

2021-03-25 | CHRISTIAN MARTINOLI
Comparte en:

El juego pendiente de la Fecha 5 ante Juárez es lo único que hoy más o menos podría tranquilizar a Tigres, ya que de empatarlo, rasguñaría la ubicación 12 de la tabla y de ganarlo la novena posición. Es decir, con la misma cantidad de fechas disputadas estaría milagrosamente en Reclasificación. Obvio que todo suena a poco cuando le quedan seis juegos por disputar al equipo de Ferretti, escuadra que hasta hace no mucho tiempo inflaba el pecho con su viaje al Mundial de Clubes, pero que no ha podido estar ni cerca de pisar fuerte en el torneo mexicano.

Claro está que Tigres suele sobrellevar la situaciones y casi nunca luce muy interesado por el primer lugar del torneo, el hecho es que el rango de error en esta oportunidad se le ha terminado muy pronto y no puede fallar más si es que desea conseguir la famosa segunda chance que le da el sistema de competencia a la mayoría de los participantes, con excepción del líder.

Cuando Tigres flaquea, que son las menos, de inmediato aparecen voces que desean terminar con el trabajo del técnico más importante en la historia de la entidad de San Nicolás. Ahí vienen a granel las críticas sobre las formas que practica el equipo en la cancha y todos los males que conlleva tener al Tuca como máximo responsable del tema deportivo. El asunto es que Ferretti no negocia sus maneras ni en la victoria y mucho menos en la derrota. A veces el éxito nubla a muchos que, después cuando aparecen las caídas, de inmediato se abalanzan contra el DT, cuando no se dan cuenta que Tigres ganando campeonatos juega igual que cuando marcha en el lugar 14 de la tabla como actualmente lo hace.

No se entiende bien qué más desean de Ferretti, un entrenador que sacó de la medianía a los Universitarios y los llevó a ser protagonistas del futbol mexicano en la última década. Quizá no captan que aunque Tigres aburra en las malas, casi siempre también lo hace en las buenas, pero como goles son amores, ahí muy pocos se atreven a levantar la voz, porque ¿quién es el guapo que critica a un equipo que triunfa? Insisto, muy poquitos lo hacen.

Desde afuera y sin la camiseta puesta queda claro que Tuca, que le ha dado mucho más gloria que pena al equipo felino, se irá cuando lo desee del club que representa a la UANL y no cuando los “existitas” se molesten por el planteamiento del equipo cuando no se encuentra el resultado positivo. Suena obvio, pero muchos no lo alcanzan a comprender.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LA CORNISA