Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

La cornisa

2021-03-18 | CHRISTIAN MARTINOLI
Comparte en:

Ricardo Peláez no debería estar ni preocupado y mucho menos perdiendo el tiempo dando explicaciones sobre si puso o no su renuncia o si tendrá o no finiquito en caso de irse en algún momento de Chivas. El hecho ni suma ni sirve para la causa, sólo desvía el tema principal que es la triste realidad que vive un cuadro como Guadalajara.

Peláez gana lo que gana por el cartel que tiene bien adquirido en el futbol nacional y, por ese mismo hecho, la gente del Rebaño le exige resultados y no que muestre sus finanzas por más que ese tema le moleste o incomode cuando algunos lo tocan en medios de comunicación o redes sociales.

El dirigente de Chivas es el primero en saber que su trabajo, por ahora, no cumple con las expectativas que le exigen desde la cúpula del club tapatío. Porque la realidad sea dicha, mejorar el plantel que tiene hoy Guadalajara es complejo, muy pocos futbolistas mexicanos, fuera del Rebaño y jugando en la Liga MX, cambiarían el gris presente del cuadro rojiblanco.

Es decir, Chivas tiene con base en un presupuesto amplio gastado prepandemia, una plantilla importante que debería estar mucho mejor ubicada en la tabla, pero sobre todo debería, ya a estas alturas, dominar una idea clara de juego e imponer condiciones en varias canchas y eso no está ni cerca de suceder.

Si Peláez está fastidioso es porque su apuesta segura llamada Vucetich, tampoco le ha respondido. El equipo no tiene disciplina ni dentro ni fuera del campo y a la distancia se nota mucho que el trabajo táctico es escaso. No se encuentra la forma y mucho menos el fondo de un equipo que no se sabe el once inicial de memoria.

Hoy que Chivas entre a reclasificación sería un logro, algo bochornoso para la quinta plantilla más cara del futbol mexicano.

Para colmo, el calendario luce complejo con enfrentamientos ante los dos equipos de Nuevo León, Santos, Cruz Azul, Tijuana y el Clásico frente al Atlas.

Chivas podría hacer un cambio de timón, pero la verdad no se recomienda, porque esto no es anímico, es futbolístico, y aunque quede poco tiempo más vale malo conocido que bueno por conocer.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: OTRA VEZ EL AZUL