Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Consecuencias del 'Moletour'

2022-07-01 | Christian Martinoli
Comparte en:

Siempre he pensado que los torneos de Concacaf son tan limitados que las representaciones mexicanas hasta cuando quieren perder, ganan.

Sin embargo, en el último año, mi teoría se desgaja y me abochorna. Ni Copa Oro ni el invento llamado Nations League ni Concachampions ni Mundial Sub 20 y tampoco Juegos Olímpicos.

El futbol mexicano vive actualmente dentro de una penumbra que se espera sea momentánea, pero no por ello deja de ser lamentable.

Mientras los dirigentes sólo piensan en estadísticas y negocios con los promotores estadounidenses para el 'Moletour' y con los directivos de la MLS, para sus sinergias “deportivas”, soñando con una futura fusión de Ligas, antes que la competencia del norte termine liquidando económicamente a la mexicana, dentro del campo el futbol azteca empieza a pedir auxilio de forma alarmante.

La escasez de espacio para que jugadores jóvenes nacionales jueguen, prueben, compitan, se muestren o, por qué no, echen a perder una, dos y hasta tres veces sus oportunidades de trascender, son cada día más aisladas.

Porque antes los extranjeros ocupaban posiciones de la 'columna vertebral' de un equipo y ahora básicamente se cuentan con una mano y sobran dedos, los futbolistas locales dentro de un cuadro titular.

Pregúntenle a Tigres, que en lugar de tratar de contar con tres mexicanos en la cancha, se hicieron bolas contando extranjeros. Pues tampoco es tan difícil hoy en día, con tres mexicanos no rompes reglas. Échenles un ábaco.

Está muy claro que la misión de la mayoría de los clubes no es formar jugadores, sino intentar sacar resultados dentro de un ultra mediocre sistema de “emociones” que le permite a dos tercios de los inmiscuidos seguir sintiéndose protagonistas dentro de la reclasificación y posterior Liguilla.

La Liga MX, bajo ningún parámetro, fomenta competitividad; al contrario, es un torneo solapador de medianos. Pero lleva años así. Porque hace décadas era calificar por Grupos y entonces se las llevaban “a las caiditas” contra cuatro equipos de su sector.

Y de la Selección mejor no hablamos, porque se vive de proyectos sostenidos por dinero fácil en Estados Unidos pero sin preparación del alta gama y entonces la ilusión recae en que los astros de vez en cuando se alineen y que los “muchachos salgan inspirados”.

Acá todo mundo justifica “proyectos” deportivos avanzando a la siguiente ronda aunque sea de “panzazo” y eso permea una mentalidad conformista, poquitera, rastrera, chiquita.

Así que no es de extrañar que a las representaciones mexicanas de vez en vez les vaya mal, hagan el ridículo o sufran de más, porque muchas veces sobre todo en Concacaf, no es que nuestros equipos fueran muy buenos, es que los otros de plano eran infames, el hecho es que a veces el menos burro también toca la flauta.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: PORTERO DE GUATEMALA SOBRE TRI SUB 20: "TODO EL PARTIDO NOS MIRABAN PARA ABAJO, AHORA SE VAN TRISTES"