Opinión

Carlos Ponce de León

Director de RÉCORD, experto en futbol nacional e internacional. En su columna tendrás un análisis veraz y oportuno.

Vender el alma

2021-04-13 | Carlos Ponce de León
Comparte en:

El muchacho aspirante a futbolista del América se quedó frío, pero la desesperación hizo que respondiera: “Ya no tenemos más dinero”, le contestó al hijo de Toninho Martins. Ya le había pagado por las ‘visorias’, por una visa falsificada, por la ‘cuota de profesores en el club’. Casi 30 mil pesos. El chico le explicó que su madre tenía cáncer y que lo que le quedaba era para ayudarla. Pero el ‘promotor’ insistió en que le diera otros dos mil para el ‘pants oficial’, y que después, en el club de Coapa, se iban a encargar del tratamiento de su mamá. Era una mentira despojada de cualquier rastro de humanidad. De la que además existen pruebas. No existía la posibilidad de llevarlo a probarse a las Águilas. Nunca la hubo. Sólo un desalmado se atreve a tanto.

Y hubo más víctimas que se pararon en la “puerta principal de Calle del Toro #100”, según intrucciones de Toninho Jr. La gente de seguridad explicaba que no tenía validez la carta que mostraban, a pesar de que traía una firma de Raúl Herrera, encargado de las fuerzas básicas de las Águilas. El número fue en aumento hasta que el club detectó el fraude en proceso.

Como otros, el chamaco había recibido por Whats una invitación a probarse con “gente seria” de parte una figura del americanismo: era Cesilio de los Santos, aquel lateral uruguayo que enamoró por la banda, quien ahora abrazaba a Toninho en un campo de Ecatepec y le pedía que asistiera a la Promotora. “Gente seria”, recalcó Cesi. Isaac Terrazas y el Jagger Martínez respaldaron el mensaje, así lo demuestran los videos.

De todos, Cesilio es el que mejor conoce al América en el tema de juveniles, pues fue técnico Campeón con la Sub 20 en 2011. Entrenó a la Tercera, Segunda y Socio Águila. Conoce al dedillo las fuerzas básicas del club. Sabe cómo gestionan sus visorias, los procedimientos, mejor que los otros exjugadores. Y así se atrevió a invitar a jóvenes a probarse con una promotora fraudulenta sin chistar. Un personaje que debe reconocer sin dificultad la mentira de un posible futuro en el Nido.

La estafa fue destapada por Víctor Díaz, reportero encargado de cubrir al América. Pero Cesilio aniquiló al mensajero. Después de pedir “réplica” ante la nota que exhibió a la promotora de Toninho Jr., el periodista lo contactó para darle espacio a su voz, pero De los Santos le contestó que había sido “mala leche” y que no tenía por qué darle réplica. Lo amenazó con que debía limpiar su nombre.

Parece que para Cesilio, RÉCORD es culpable de chuparle el dinero como sanguijuela a las familias de los niños con sueños de patear balones con la playera de las Águilas. La salida fácil es culpar al medio que exhibe la atrocidad. Para De los Santos es más importante cargarla contra el reportero que alumbrar uno de los grandes problemas de nuestro futbol.

Por fortuna, América tomó cartas en el asunto, ya emitió un comunicado para explicar a los chicos cómo y quién tiene validez para hacer visorias a nombre del club más grande de nuestro país. Y vienen consecuencias legales contra aquellos que se aprovechen de un pasado americanista para vender su alma, que a cambio de unas monedas inviten a niños ilusionados a la cueva del lobo.

Desde este diario, la promesa está en que seguiremos exhibiendo estas prácticas, incluso si involucra a una figura que maravilló en el campo, pero que hoy se nos cae del pedestal, como Cesilio de los Santos.