Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

¿La solución es cesar a los técnicos?

2022-04-21 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

Cesar a los técnicos es la acción más común en la Liga MX cuando los resultados no se logran, pero tal vez no sea la alternativa más adecuada.

Ocho técnicos han sido cesados en este torneo. De los equipos que han optado por este camino, cinco siguen en las últimas posiciones de la tabla y tres se recuperaron parcialmente.

Lo que rompe la tendencia es el caso del Tuca, quien no ha sido cesado y se mantiene en el último sitio. ¿Qué pensarán los directivos de los Bravos de Juárez o qué ven distinto que no cesan a Ricardo Ferretti? Tal vez saben que el cambio en el equipo va mucho más allá que en quitar a un técnico que, además, ha demostrado con su historia ser un ganador. El Tuca así lo declaró: “Yo no conozco otra forma de salir de los problemas más que trabajando y poniendo más empeño en las cosas”. Me atrevo a agregar la innovación como aspecto central y el abrirse a más variables en el análisis de lo que se requiere para lograr el cambio deseado.

El psicólogo Kurt Lewin, pionero en el tema de cambio organizacional, conceptualizó el modelo del campo de fuerzas. En este, la propuesta radica en que, para lograr un cambio, primero deben identificarse tanto las fuerzas que lo impulsan como las que lo restringen. De su propuesta derivan muchas preguntas: ¿Qué actitudes se deben cambiar para lograr el objetivo? ¿Qué nuevas habilidades se requieren? ¿Cuáles son los propósitos que mueven al equipo? ¿Qué se podría hacer diferente para lograrlo? ¿Cuáles son los factores que impiden que se haga? Si la respuesta a todas estas preguntas es cesar al técnico, me parece que estamos muy lejos de ver un cambio en esas organizaciones. El planteamiento queda muy corto.

A lo largo de mi carrera he visto equipos y organizaciones disfuncionales que han logrado derrocar a los líderes que están frente a la operación de manera consistente con la creencia de que en ello radica la solución a sus problemas. Lo que pasa en estas agrupaciones no siempre es responsabilidad exclusiva de los técnicos o los líderes en la línea de batalla, también entre otras cosas, influye la dinámica interna de sus integrantes y sus intereses personales, los paradigmas de los directores de más alto nivel y la visión que se tiene de la institución en conjunto.

Esto es indiscutible; sin embargo, las decisiones de cambio la mayoría de las veces no se toman respondiendo de manera más amplia a la problemática de fondo. Como ya lo describí, lo más usual es cargar contra los técnicos o líderes y tener la esperanza de que el interino o el nuevo, por alguna razón, logren darle la vuelta al asunto de forma inmediata. A veces los equipos mejoran ligeramente, debido a la modificación del estilo o porque disminuye algún tipo de hastío o presión. Sin embargo, la transformación implica muchas otras variables que no radican definitivamente en una persona.

Sería importante ver propuestas distintas en los equipos que no sean únicamente el cambio de técnico. Observar la innovación aplicada en el perfil de sus directores, sus procesos de selección, en las intervenciones para fortalecer la dinámica de sus equipos, en lo que ofrecen a sus miembros para crear una cultura de conexión, en la definición de su propósito y en la manera que asignan sus recursos a construir un proyecto de futuro.

Estimados lectores y lectoras, cuando queramos lograr un cambio, exploremos las fuerzas que lo impulsan y las que lo restringen para que nuestro análisis sea más amplio en la búsqueda de alternativas para lograr nuestros objetivos.

"Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¿FALTAN LOS FUERA DE SERIE?