Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

La lista de 38

2022-06-16 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

El 'Tata' convocó a 38 jugadores. La lista se conformó por cuatro arqueros, 13 defensas, 15 mediocampistas y seis delanteros.

Un jugador mundialista enfrenta muchos retos para lograr estar en la fiesta futbolística más importante del mundo. Quiero invitarlos a reflexionar sobre algunas de las situaciones que vive el jugador previo al Mundial. A veces perdemos de vista esta perspectiva.

Iniciemos aclarando que la ilusión de ir al Mundial está no sólo en el individuo: el interés está es toda su familia, los aficionados, su representante y el equipo del que forma parte. Hay mucha gente alrededor opinando, apoyando y retando al jugador.

Un segundo factor fundamental es mantenerse en forma y evitar lesiones. Sin embargo, no puede reservarse nada cuando juega. Hay que dar todo cada vez que se entra a la cancha con la camiseta del Tri.

Un tercer factor es el ser elegido por el director técnico. Para ello tiene que hacerse notar en poco tiempo y llenarle el ojo al 'Tata' y a su cuerpo técnico. Tiene que intentar jugar en la posición que se le designe y en la estrategia que se plantea en ese momento de la mejor manera posible.

Una vez que se define la convocatoria oficial, comienza otra historia. Los no convocados deberán procesar la pérdida enorme de no haber logrado el sueño, la desilusión. Tener otros cuatro años de espera y preparación, si es que se piensa que aún estarán en condiciones de participar en esta contienda mundialista en el futuro.

Para los afortunados convocados, ahora viene la segunda competencia interna: ser titulares. Ganar el derecho de estar en la cancha desde el inicio. Internamente, hay un esfuerzo enorme en cada entrenamiento y juego amistoso para que cada quien demuestre su valía.

Adicionalmente, uno de los aspectos clave, a mi parecer, es construir al equipo, factor que muchas veces se da por sentado. Nada más lejano de la realidad. Ahora, el jugador debe identificar y asumir el rol de liderazgo que le toca en este nuevo equipo. ¿Qué aporto personalmente para mejorar los resultados del equipo? ¿Cómo logro ser capaz de escuchar con empatía lo que otros requieren? ¿Cómo puedo expresar con asertividad lo que necesito? ¿En qué me toca influir para crear un equipo fuera de serie?  

Finalmente, participar en el Mundial. Ahora toca manejar la presión, disfrutar de la competencia y dar lo mejor de sí para lograr este sueño por el que tanto luchó.

Un jugador mexicano que llega al Mundial no puede pensar tan sólo que va representando a un país. Tiene que estar reflexionando en ser campeón del mundo. Sé que este comentario puede generar ironía o incredulidad, pero pregúntenle a Chucho Ramírez y la Selección Sub 17 qué fue lo primero que hicieron: se atrevieron a soñar. Y si no se cree así desde la preparación, la mentalidad está equivocada. Ya profundizaremos en esto de nuevo en otra ocasión.

Estimados lectores y lectoras, estamos en la fase definitoria de quiénes nos van a representar en el Mundial. Pase lo que pase, lo que toca es sumarse. Apoyar a estos jóvenes que estoy seguro darán todo por lograr su sueño.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: FUERA EL TATA