Tota Carbajal recordó cuando Nacho Trelles sacó a seleccionados de un salón de baile

Antonio 'La Tota' Carbajal en acción en Ciudad Universitaria
Antonio 'La Tota' Carbajal en acción en Ciudad Universitaria | MEXSPORT
El excancerbero recordó a Trelles junto algunas anécdotas que viviera con él en Selección Nacional
2020-03-25 | LEÓN ITURBIDE
Comparte en:

Un pasaje chusco que vivió Antonio Carbajal bajo las órdenes de Nacho Trelles se suscitó en una concentración de Selección Mexicana en donde los jugadores organizaron acudir a un salón de baile de moda de la época, encontrándose a Trelles en el lugar y poniendo punto final a la reunión.

"En una ocasión le pedimos permiso según para ir a nuestras casas, pero en realidad nos fuimos a un salón de baile que había entonces en la Ciudad de México que se llamaba Brasil. Llegamos con caras de compugidos, 'te queremos pedir permiso a ver si nos dejas salir'. Nos dijo que sí pero hagan ahorita lo que tienen qué hacer.

Nacho Trelles en 1966

"Se escondió en algún cuarto. Cuando nos dimos cuenta de que se había ido, según, nos fuimos a un salón de baile, hablo de muchísimos años, estaba de moda el 'cha cha cha'. Estábamos en gran bailazo, para acá y para allá. De repente vimos a una persona desconocida, entre comillas, y era Nachito. 'Qué buen entrenamiento. Vámonos', delante de toda la gente que estaba ahí. Más que regaño nos puso como campeón", recordó el ex portero de la Selección Mexicana

El legado de don Ignacio Trelles ha rebasado la barrera del tiempo y continúa vigente. El mítico portero mexicano recordó la revolución técnica que encabezó el exentrenador de la Selección Mexicana por lo que aseguró que se adelantó a su época.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR: BILLY ÁLVAREZ: 'DON NACHO TRELLES ERA UN FILÓSOFO DEL DEPORTE'

"Muy capaz, muy consciente, conocedor absoluto del futbol, regañón y buen amigo. Se adelantó a la época futbolística por los sistemas de juego que hasta la fecha hay. Te daba pláticas personales o por ejemplo, a los que jugaban por el lado izquierdo los ponía de lado derecho, a los derechos los ponía por izquierda.

"Lo hacía para que con tu pierna buena amagabas un centro y tú te colocabas y la pelota hacía una parábola a favor tuyo y en contra del defensor y del arquero. Esa era la forma en la que veía el futbol", aseguró en charla telefónica con RÉCORD la Tota.