Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

Guido Rodríguez, éxodo

2020-01-11 | Luis García
Comparte en:

Tu partida luce inminente, y al ser uno de los mejores futbolistas de la época contemporánea dentro del futbol nacional, y máxime al pertenecer al polémico América, el debate es amplio y las opiniones son múltiples sobre dicho acontecimiento. Considero que en México tú ya cumpliste, y con creces, los varios retos los superaste con suficiencia, con suma elegancia, no me atrevería a decir que de forma sencilla, pero sí de manera categórica. 

Desde tu llegada a Xolos sobresaliste, se debe reconocer lo maravilloso de esta organización para contratar foráneos, su visión y estudio sobre lo que existe fuera de nuestras fronteras es sencillamente sublime. Venías de penar en River Plate en donde fuiste relegado, y forzado a buscar otras opciones, Defensa y Justicia fue el paraje en el que te rebelaste ante el desprecio millonario, y de ahí para nuestra nación. Insisto, que desde los primeros días de tu arribo a Tijuana, luciste distinto, poderoso y a la vez magnánimo. 

Saltaste del América con las dudas naturales sobre triunfar en una entidad que es exigida como ninguna otra en el país, la historia es por todos conocida, no te inmutó el cambio, y te volviste el mejor del equipo, su capitán moral, su estandarte, el cabecilla de una cofradía que tocó el cielo.Aunado a esto, fuiste convocado a la Selección Argentina, poca cosa, es cierto, e un momento turbulento de los tuyos, pero no se llega por casualidad a este honorable representativo por más mal que se camine. 

Se terminó tu periplo en México, el Betis se asome en el horizonte, y por más que algunas brillantes voces se atrevan a decir que el América es de mayor envergadura que el Betis, es Europa, y la competencia allá es sensiblemente superior, de eso no existe duda. Eso de ser un barato patriotero no es lo mío, eso de envolverse en la bandera y creer que lo de aquí es mejor sin mediar análisis no me va. En México tenemos muchas cosas que son mejores que otros lares, empezando por nuestra profunda, rica, y envidiable historia y cultura, pero en el deporte del futbol estamos rezagados de muchas partes del planeta, y de España es más que evidente. 

El nivel de competencia diario es mejor allá, la exigencia del aficionado es superior allá, el rigor de los medios de comunicación es mayor allá, la calidad de los futbolistas es mayor allá, el margen de error y de paciencia es mucho menor allá, el conocimiento de los entrenadores es mejor allá. En ocasiones creo que la globalización nos perjudica más de lo que nos enseña, si bien las líneas fronterizas se han ido borrando, la pelota sigue marcando diferencias entre las naciones, lo de tener una liga igual a la de España en cuanto a calidad es más un anhelo, un sentimiento, una esperanza, y no una realidad. 

Regresando al protagonista de esta columna que eres tú Guido, debes sentirte sumamente orgulloso, a tus escasos veinticinco años, triunfaste como el más en México, fuiste reconocido por los tuyos, y también por los ajenos, conseguir unidad de opinión es bien complejo, tú lo lograste, todos nos rendimos ante tu seriedad, eficacia y grandeza para vincularte con la pelota y el triunfo. Ya no tienes nada que hacer acá, veniste y conquistaste, es momento que lo intentes es un sitio en que las demandas te serán mayores, máxime que no llegas a un club que mande en la Liga española. 

Te vamos a extrañar y mucho, supongo más los americanistas mucho más, por qué hombres probos como tú no llegan cada martes a nuestra nación, hiciste nuestro futbol mexicano mejor desde que pusiste un pie aquí, y eso no lo pueden contar muchos. Buen viaje a Andalucía.