Opinión

Luis Castillo

Jefe y coordinador de contenidos en la Octava Sports | Radio Centro, que pone al alcance información detallada del futbol mexicano.

Infringió

2021-02-08 | Luis Castillo
Comparte en:

El reglamento Atlético Morelia al tener registrados a nueve jugadores mayores, cuando el reglamento de competencia, en su Artículo 26, tipifica claramente que cada equipo podrá registrar como máximo ocho jugadores nacidos antes del 1 de enero de 1997.

Los jugadores en cuestión son: Arturo Ledesma, con partida de nacimiento el 25 de mayo de 1988; Víctor Milke, nacido el 24 de enero de 1995; Luis Ernesto Pérez, 15 de marzo de 1989; Diego Martínez, con fecha de nacimiento del 22 de septiembre de 1988; Eduardo Pérez, el 28 de abril de 1993; Gael Acosta, el 26 de marzo de 1992; Alfonso Tamay, el 13 de mayo de 1993; Martín Zúñiga, el 14 de abril de 1993; y Diego Jiménez, con fecha de nacimiento del 18 de septiembre de 1988, estos dos últimos jugadores registrados para el presente torneo Guard1anes Clausura 2021.

No hay registro que este tipo de irregularidades se hayan dado en el futbol mexicano y si se llegaron a dar no se hicieron públicas, tan es así que en el Reglamento de Sanciones de la Federación Mexicana de Futbol para la temporada 2020-21 menciona solamente en el Artículo 57 que la Comisión Disciplinaria tiene la facultad para imponer sanciones a quienes introduzcan datos inexactos o falsos y/o que abusen de TMS (Tranfer Matching System) y/o del SIID (Sistema Integral de Información Deportiva) de la FIFA y la FMF, respectivamente.

El futbol está ante un hecho inédito, ya que dentro de este reglamento no se tipifica qué tipo de sanción o castigo tendrá el club infractor, una laguna que debe de ser tapada, por ejemplo, en este mismo artículo claramente hablan de un sanción de mil UMAS, aproximadamente 89 mil 620 pesos por no cumplir las características específicas para las fotos de registros que son subidas al sistema.

La Comisión Disciplinaria tiene un gran reto ante esta situación, reglamentar e imponer un castigo a Morelia, si sólo impone una sanción económica los demás equipos harán sentir su molestia ante lo que consideran una actitud antideportiva, si determina que los michoacanos pierdan los puntos que ganaron ante Tampico Madero, Cancún y Correcaminos y se le sumen a estos equipos,

Morelia puede argumentar que no se dio una alineación indebida para que se determine esta sanción, una auténtica encrucijada para la comisión encabezada por Eugenio Rivas.

REPETIR LOS PARTIDOS
Debe de ser un escenario viable para poder llegar a una determinación prudente y así Morelia tendría que volver a jugar sus partidos ante Tampico, Cancún y Correcaminos en donde ganó, en el caso del juego que perdió ante Tlaxcala tendría que quedar así estipulado, apelando al espíritu deportivo.

Un caso similar, aunque diferente, se dio hace 21 años cuando ante una denuncia de Enrique Fernández Prado, entonces presidente de Celaya, denunció irregularidades en el registro del brasileño Osmar Donizete, por Tigres, presidido en aquél entonces por Enrique Borja, quien además ostentaba la presidencia de la Federación Mexicana de Futbol. Se nombró una Comisión integrada por Javier Jiménez Espriú, de Pumas; Alberto de la Torre, de Atlas; y Rafael Lebrija, de Toluca.

Al final se resolvió que la firma del brasileño era apócrifa, se determinó quitar los puntos que había sumado Tigres ante Atlante, Toluca y Monterrey, que había sido una goleada de seis anotaciones a tres sobre los Rayados, pero se concluyó que esas unidades no irían a los equipos en cuestión, se ordenó repetir los partidos, así Tigres le ganó al Atlante de nueva cuenta, perdió con Toluca y ante Rayados fue un insípido empate a cero goles.