Opinión

Luis Castillo

Jefe y coordinador de contenidos en la Octava Sports | Radio Centro, que pone al alcance información detallada del futbol mexicano.

A eliminar el racismo

2021-02-22 | Luis Castillo
Comparte en:

Para el futbol mexicano hay una gran oportunidad, de una vez por todas asumir con la seriedad necesaria temas como el racismo, discriminación y homofobia, como sociedad siempre hemos negado que en nuestro país hay este tipo de ignominiosas prácticas. Por décadas se normalizó este tipo de abusos, la pigmentocracia es una práctica común que el futbol mexicano debe de erradicar de una vez por todas.

No es la primera vez que un futbolista de raza negra levanta la voz y acusa ser víctima de racismo, ¿y qué ha pasado?, todos los actores preponderantes de la industria del futbol mexicano voltean a otro lado y apuestan a que el olvido alcance este tipo de denuncias, es mejor evitar y asumir una postura clara ante los casos de racismo.

Ponen sobre la mesa reglamentos que nadie cumple, que solamente están ahí para cumplir con el requisito, pero hasta ahora no hay una campaña real para poder combatir el racismo.

Otra asignatura pendiente es la homofobia, hace no mucho la Federación Mexicana de Futbol grabó con varios seleccionados nacionales un video para evitar que se grite en los estadios la palabra 'puto'.

Es una realidad que esta estrategia fue más forzada y como parte de una medida para evitar un castigo mayor por parte de la FIFA. Se cumplió el objetivo y se mandó al clóset la diversidad sexual, algo incómodo para el futbol mexicano, mientras que en otras Ligas como la MLS o la Premier League asumen con gran responsabilidad la lucha contra la homofobia.

En México, hay grandes contradicciones, pues algunos equipos como América, Pumas, Pachuca o Puebla, en 2019, tímidamente intentaron mandar mensajes de solidaridad y apoyo a la comunidad LGBT. Sin embargo, fue más una estrategia mercadológica que un hecho sensato, por lo que varias organizaciones de la comunidad intentaron acercarse a los clubes al ver esta apertura, ¿qué sucedió?, les cerraron las puertas y ni siquiera hubo un intento de retroalimentación, una doble moral que decepcionó.

Es de reconocerse que la Liga MX tiene acciones sociales importante como mensajes en donde hay que combatir la obesidad, el cáncer de mama y próstata, el cuidado del agua, entre otras, pero de una buena vez deben de dejar a un lado los tabúes y ataduras sociales y asumir con la responsabilidad que se merece los temas en cuestión.

Tanto Mikel Arriola como Yon de Luisa, presidentes de la Liga MX y la FMF, respectivamante, tienen ante sí una oportunidad histórica, que el tiempo los juzgue como los dos directivos que realmente tomaron las acciones para poder combatir el racismo, discriminación y homofobia.

El futbol mexicano tiene ante esta posibilidad, buscar ser un agente de cambio social ante diversas circunstancias que son un cáncer.

EL VILLANO FAVORITO
El SIID es el software de la Liga MX que le permite, supuestamente, tener computarizado y con margen de error cero, registros, protocolos de Covid-19, castigos a jugadores, entre otras cosas.

La perfección del SIID recibió dos golpes, el registro de nueve jugadores mexicanos mayores de 23 años por parte de Morelia en la Liga de Expansión MX, cuando el límite es de ocho.

Ahora, en un evidente error humano del cuerpo técnico de Santiago Solari al no inscribir a Federico Viñas en la lista de elegibles para el juego contra Atlas el sábado pasado, no hay un ejercicio de honestidad y de reconocimiento de un error por parte del entrenador Solari.

Lo más fácil es responsabilizar al SIID y así evitar perder el partido en la mesa. Lo que es una realidad es que desde América, como la cuarteta arbitral, actuaron de forma poco responsable.

Desde América debe venir un reconocimiento de un error y admitir que violaron el Reglamento de Competencia de la Liga MX.

Desde hace años, Televisa tiene una campaña en sus diversas plataformas que dice: “Tienes el valor o te vale". Que esta frase la apliquen desde el interior y no quede en un simple mensaje, así que deben de tomar cartas en el asunto.