Opinión

La Parka

Uno de los ídolos de la lucha libre mexicana está con RÉCORD y te traerá el acontecer y la opinión que necesitas de un experto.

¡Mi hijo ya es Karis La Momia!

2019-08-31 | LA PARKA
Comparte en:

¡Chulada de morras y batos! ¿Qué pues? ¿Dónde andan? Acá su columnista de cabecera anda feliz de la vida porque hoy, en la Arena López Mateos, uno de mis hijos hace su debut como luchador profesional con un personaje al que también di vida en los inicios de mi carrera luchística: Karis La Momia.

La última vez que subí a un ring como Karis fue hace 23 años y hasta la fecha el público lo sigue recordando, por eso le dije a mi hijo que tiene que buscar su camino, darle vida a su manera, y por mi parte pondré distancia para no hacerle tan pesada la responsabilidad que tiene a partir de ya. ¡Claro que contará con mi apoyo! ¡Soy su papá!, pero no lo quiero presionar.

Y es que si les soy muy franco, nunca pensé que se fuera a enamorar de la lucha libre. Siempre le gustaron los deportes, pero hace muy poco me confió sus intenciones de dedicarse por completo a la tarea de convertirse en luchador profesional y, además, hacerlo primero con Karis y más adelante con La Parka.

¿Saben algo? Como papá estoy muy emocionado, esa es la verdad. Como veterano tengo que exigirle que respete a la lucha libre, tiene que ser muy agradecido con el público, nunca pasar el límite entre luchador y aficionado. Insisto, como papá lo apoyo ciento por ciento; como La Parka voy a ser muy exigente, no sé.

¡Wow!, amo a mis hijos. Ellos lo saben, son mi vida, y por eso me voy a permitir mandarle un mensaje a Karis, La Momia Jr., a través de las páginas de RÉCORD: hijo, ama la lucha libre, porque si lo haces no la vas a lastimar, no la vas a ofender. Sé que vas a llegar muy lejos, pero cuídala, porque la lucha es muy celosa, muy delicada.

Nunca seas soberbio, no te creas lo que no eres, porque si lo haces tu carrera será corta. Respeta a tus compañeros y disfruta lo que haces. ¡Te amo hijo! Y a ustedes, público conocedor, ¡también los amo! ¡Hasta la próxima!