Opinión

Joshúa Maya

Uno de los fichajes más recientes de RÉCORD pondrá a prueba su conocimiento para ayudarte a ser un maestro de las apuestas.

Jugadas de la semana

2019-09-14 | Joshúa Maya
Comparte en:

Semana 2 de la NFL: la telenovela de Antonio Brown ha opacado de alguna manera el inicio de la temporada; todo el conflicto con los Raiders, el casco, los pies, sus posteos en redes sociales, la pelea con su gerente general, sus multas, su cese, la contratación de los Patriots y ahora la demanda por abuso sexual en contra de quien fuera su entrenadora durante varios años.

Esto no es positivo para nadie, ni para los Patriotas, que pudieron añadir a uno de los mejores receptores de la Liga, pero imaginen la semana que se vivió en Foxborough, pues no se habla de otra cosa que no sean los problemas de Brown. 

A Belichick no le gusta hablar de temas ajenos al campo de juego, el 80 por ciento de las preguntas de los reporteros en la semana eran sobre Antonio. A los jugadores, en el vestidor, lo mismo. Sí, la capacidad de Brown cuando juega  podría convertir a los Patriots en un equipo invencible en el papel, pero si no logran controlar esto y se les sale de las manos, el resultado será contraproducente.

Nueva Inglaterra viaja a Miami el fin de semana; enfrentará a uno de los peores equipos de la historia reciente, los Dolphins, quienes claramente decidieron deshacer la franquicia hasta el punto más bajo posible. Ryan Tannehill fue su apuesta grande, hicieron todo lo que pensaron sería lo correcto para armar el proyecto a su alrededor y nada funcionó. Ahora es un equipo nuevo, sin jugadores de peso, con un nuevo coach, novato, a sabiendas de que perderán mucho, que caerán hasta lo más profundo del abismo para empezar una reconstrucción a partir del próximo año.

Sin embargo, a Brady no le ha ido bien en su carrera cuando juega en Miami, tiene marca perdedora, el año pasado cayeron ahí con una jugada increíble en los últimos segundos. No hay manera de que los Patriots tengan un partido cerrado esta vez, la diferencia entre ambos rosters es abismal.

Los Acereros de Pittsburgh comenzaron la temporada de la peor manera posible, se mostraron en horario estelar como un equipo sin ideas, sin alma, sin ganas de     trascender, algo que en esa franquicia está prohibido. En la Semana  2 reciben en casa a los Seahawks, que no se vieron bien en el partido inaugural ante los Bengals.

Pittsburgh no puede permitirse caer de nuevo y ponerse con marca de 0-2, ya que históricamente los equipos que comienzan con esa marca reducen sus posibilidades al 12 por ciento de llegar a la Postemporada.

En el partido más atractivo de la semana, los New Orleans Saints visitan a los Rams en Los Angeles; estos dos equipos disputaron en enero pasado el Campeonato de la NFC y todos recordamos el final de ese juego, una clara interferencia defensiva que privó a los Santos de ir al Super Bowl en Atlanta.

Los Rams lucieron poderosos a la ofensiva el domingo pasado en Carolina, a pesar de la poca productividad de Todd Gurley, a quien se le sigue cuestionando su salud en la rodilla que lo mantuvo fuera de juego la temporada pasada. Los Saints batallaron hasta el último segundo contra los Texans el lunes y salieron avante. Estoy seguro de que este equipo tiene una espina clavada y buscará sacarse un poco de ella mañana en el Coliseo.