Opinión

Felipe Ramos Rizo

Uno de los mejores árbitros en la historia de México. En RÉCORD analiza la actuación de los silbantes en cada partido de la Liga MX.

Pan con lo mismo

2021-01-13 | Felipe Ramos Rizo
Comparte en:

Iré directo al caso de Adalid Maganda. Desde el Clausura 2020 sólo dirigió un partido en la Fecha 1, 12 partidos de cuarto árbitro y un partido amateur que dirigió sin autorización, que le costó una sanción por parte de la Comisión.

Qué parámetros, procesos y metodología utilizaron para reactivarlo, y si un partido fue suficiente para decidir que estaba apto para arbitrar, estas decisiones son las que ocasionan que los resultados cuando arbitran no sean satisfactorios, la culpa es compartida, Adalid sabiendo que no estaba preparado y de quien lo designó irresponsablemente.

Hablar de los errores que cometió y por qué pasaron me llevaría una página completa, pero lo cierto es que el arbitraje no fue el adecuado y pusieron en riesgo el partido, al árbitro y al futbol en general.

LA JORNADA
Qué gusto ver a dos árbitros que mostraron capacidad, Saúl Silva, quien tiene un futuro muy prometedor, mostró personalidad, capacidad y talento, bien físicamente y técnicamente, ojalá y le sigan dando continuidad ya que hay árbitro para futuro; el otro fue Mario Vargas, que me agradó su inicio de partido al mostrar dos tarjetas amarillas para controlar el juego, habrá que trabajar en su técnica arbitral porque estorbó y chocó con los jugadores, pero en general ambos bien, merecen que los repitan.

El caso de Édgar Rangel ya es repetitivo al arbitrar lesionado, rengueó todo el juego y dirigió a control remoto, no pude ser que la Comisión de Árbitros no tenga control de cómo están físicamente, Juan Esquivel está pasado de peso, tiene serios problemas en su técnica arbitral, no sabe adelantarse a la jugada, no tiene lectura de partido y corre mucho, pero sin sentido, Tigres cometió 22 faltas y ningún jugador fue amonestado, Quiñónez cometió cinco faltas y la del minuto 52 era tarjeta roja y sólo amonestó, se nota que no hay trabajo personalizado y lo lanzaron a la guerra sin fusil.

Óscar Mejía, le prometieron el gafete de FIFA, pero la Concacaf y la FIFA dijeron “NO” por algo será, su arbitraje en Atlas fue como siempre de regular a malo, Santamaría y Janssen se dieron hasta con la cubeta y no pasó nada, en el penalti fue al VAR y se tardó casi seis minutos en reanudar y solamente añadió tres en el primer tiempo, si le negaron el gafete y no tiene el nivel para dirigir Liga MX, para qué lo engañan designándolo frecuentemente, nunca logrará ser buen árbitro.

GAFETES
Y que no digan que no están en crisis, bien recuerdo cuando México tenía 10 árbitros y 10 asistentes FIFA por su gran nivel, inclusive había por lo menos dos esperando la oportunidad para obtenerlo, ahora tristemente hay nueve centrales de los cuales tres no deben portarlo por su bajo nivel, Santander, Óscar Macías y Adonaí Escobedo están porque no hay más, en asistentes bajaron a siete, mostrándonos que no hay trabajo y que el arbitraje se está estancando y caminando con pasos muy firmes a la más grande crisis jamás vista.

BARATOS
Después de anunciar la llegada del español Undiano Mallenco a la Comisión de Árbitros, la contratación se les vino abajo, ya que no le llegaron al precio por lo que tomaron la decisión de agarrar lo más barato y lo que estuviera a la mano.

Mauricio Morales y Julio Escobar tomaron el mando de la instrucción del arbitraje nacional, sólo quiero recordar que este par fueron cómplices de Arturo Ángeles, que afortunadamente ya se fue de llevar el arbitraje a tocar fondo. Ojalá y Arturo Brizio recapacite porque Mauricio, a quien los árbitros llaman el jefe del cartel del pomo, no está capacitado para tal responsabilidad, sé que siguen buscando en el extranjero a alguien quien venga a trabajar, pero será la solución para todo el desorden que existe.