Opinión

Felipe Morales

Con un estilo fresco y una pluma original, Felipe Morales nos cuenta las mejores historias del futbol desde su perspectiva periodística.

Pumas, improbabilidad confirmada en milagro

2019-09-29 | Felipe Morales
Comparte en:

Pumas es una improbabilidad confirmada en los milagros. Le ganó al líder Santos. Y sin sol en Ciudad Universitaria. Si se sostiene que los auriazules son superiores desde la calcinación del rival, a partir de la ventaja climática, este domingo simplemente la pelota rodó a su favor.

Lo hizo en un partido más gris que el cielo de la capital. Porque a veces el futbol es tan insustancial, que es más entretenido ver una pared. Pero Pumas supo canalizarlo: soy más desde el momento en el que no soy menos con el mejor del torneo. 

Y así, hizo un turno de ocho horas trabajando el partido de 90 minutos. No es que haya sido más tiempo. Es que pareció serlo desde la palidísima ofensiva de dos equipos atorados en el lodo de la nulificación. 

Solamente algunos espasmos como el de Brian Lozano, que puso una pelota en el travesaño cuando quiso colocarlo en la cabeza de algún compañero, elevó el pulso de un juego en coma. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: PUMAS REGRESA A ZONA DE LIGUILLA CON SU TRIUNFO EN CU CONTRA SANTOS.

El electrocardiograma del partido mostraba sus picos más bajos, hasta que Carlos González galopó por izquierda; el paraguayo disparó de zurda, a primer palo; Matheus Doria desvió ligeramente cuando se barrió desesperadamente y Santos recibía el primero en la frente.

Después, los de La Comarca exploraron por derecha con un arribo de Lozano, que centró hacia la irrupción de Eduardo Aguirre; barriéndose conectó la pelota, pero Alan Mozo se mimetizó en el movimiento y evitó el gol en la raya; Aguirre se estrelló contra el poste y sangró su falla. 

En el último vapor del partido, Pumas encontró un penal como quien encuentra un billete en el pantalón. David Cabrera cobró de pierna zurda de forma cruzada ante el lance desesperado y casi acertado de un Jonathan Orozco vulnerado. 

Llovió, se nubló.  En CU no salió el sol. Salió el futbol.