Opinión

David Faitelson

David Faitelson es dueño de un estilo duro, pero frontal al momento de dar opiniones, que incluso le han traído choques con algunas figuras.

Primero, Liverpool... luego, América

2019-12-10 | David Faitelson
Comparte en:

Ganar en casa es importante, pero el Mundial de Clubes es lo único que le queda en la agenda de los clubes mexicanos para mostrar el nivel competitivo de la Liga MX. Desperdiciar lo de Qatar por enfocarse en las Finales del Apertura 2019 sería lamentable. Seguramente, el trofeo de la Liga MX es más accesible que el del Mundial de Clubes y, sin embargo, la percepción del futbol mexicano a nivel internacional se mide en formas, en maneras, tanto para ganar como para perder... Rayados no lo puede tirar por la borda por la competencia doméstica...

La pregunta ha dejado a la mesa de Futbol Picante un tanto pensativa: ¿Qué preferiría el aficionado de Rayados: un —llamémosle— 'gran' Mundial de Clubes o el título de la Liga MX?

La mentalidad doméstica de nuestro futbol se impone, aunque me piden un poco más de información: "¿Qué es un 'gran' Mundial de Clubes?", preguntan. Para mí, un 'gran' Mundial de Clubes se traduce como ganar el juego de presentación —ante el club anfitrión qatarí— y luego hacerle un partido competitivo al campeón de Europa y considerado el mejor club del mundo, el famoso Liverpool de Klopp, de Salah, Mane, Firmino y Allison.

Pero parece que eso no basta. La mesa me pide un atrevimiento que no puedo conceder: que Rayados gane el Mundial de Clubes y que ello, obviamente, estaría por encima de los intereses domésticos. Como información útil, ganar el Mundial en Qatar significa no sólo vencer al Liverpool, también al Flamengo brasileño, flamante campeón de la Copa Libertadores. Nada más y nada menos.

Siempre he creído que para un futbol tan 'desértico' —en resultados— como el mexicano, tanto a nivel clubes como en selecciones, las formas son las que determinan un éxito, un fracaso, un avance o un retroceso. La manera en la que ganes y hasta la manera en la que pierdas. Y yo basaría en eso la aventura que Monterrey emprenderá la próxima semana por el Golfo Pérsico.

Está más que claro que Rayados tiene mayores oportunidades de levantar el trofeo de la Liga MX —aunque sea ante el América— que el del Mundial de Clubes, pero...¿para qué, entonces, los equipos mexicanos se ilusionan con una exposición internacional?

Yo creo que le daría más lustre a Rayados y al futbol de México si logran llegar al juego contra Liverpool y hacer un papel que dignifique una de las nóminas más caras y de mayor calidad en la historia del futbol mexicano que vencer en una agónica y emotiva —si usted quiere— Final de Liga ante el América.

Es tiempo de transformar nuestra mentalidad casera. El futbol mexicano no puede comenzar en Tijuana y terminar en Chiapas. Debe ir, también, más allá de la trascendencia de la MLS y de la Concacaf. El futbol mexicano debe mostrar y mostrarse al mundo de lo que tanto presume: su nivel de juego. Con la Copa Libertadores bien lejos de su agenda, lo único que le queda al futbol mexicano para probarse es el Mundial de Clubes. No lo desaproveches, Rayados...Ya habrá tiempo de vencer al América.

Hagamos las cosas en orden, Rayados. Primero, el Liverpool. Luego, el América.