RECORDLogoRECORD

Opinión

David Faitelson

David Faitelson es dueño de un estilo duro, pero frontal al momento de dar opiniones, que incluso le han traído choques con algunas figuras.

No juegan...

2018-01-12 | David Faitelson
Comparte en:

El cerebro del futbol mexicano está enfocado en el 17 de junio. Los músculos, todavía no.

Jugar al futbol. Hacerlo de forma regular y competitiva, cada tercer día, cada semana. Ese es el reto y quizá la mayor amenaza que tienen los futbolistas mexicanos que actuarán en Rusia 2018.

Motivos para preocuparse, sobran. Chicharito juega poco en el West Ham. Los minutos de Diego Reyes, Miguel Layún y Héctor Herrera se han recortado de forma dramática en el Porto. Lo mismo pasa con Raúl Jiménez en el Benfica. Marco Fabián y Carlos Salcedo han pasado por lesiones e irregularidad en el futbol alemán. Héctor Moreno, prácticamente, no existe para la Roma. Giovani y Jonathan dos Santos, y ahora Carlos Vela, están por comenzar pretemporada en la MLS.

La base de la Selección Mexicana de futbol está en Europa, pero salvo Andrés Guardado, Hirving Lozano y el Tecatito Corona, el contingente mexicano sufre por minutos de juego competitivos. Y no es lo mismo entrenar, trabajar, que mentalizarse para la presión de competir en un partido oficial.

Hemos comenzado la semana en medio de los rumores de que tanto el Chicharito como Raúl Jiménez abortarían sus carreras europeas para volver a Chivas y al América en un intento, casi desesperado, por tener más minutos de juego. A mí, en lo personal, me parecería un enorme retroceso. Son dos jugadores que actúan en Europa y deben tratar de mantenerse en el mayor nivel posible del futbol. El problema es que no juegan, sólo se entrenan en ese nivel privilegiado.

Juan Carlos Osorio debe estar preocupado por ello. Esta semana, Gerardo Torrado y Pompilio Páez, asistente de Osorio, viajaron a Europa para charlar con los futbolistas mexicanos. El propio Osorio estará la semana que viene en Los Angeles para trabajar con los Dos Santos y Vela.

Se les ha enviado a todos los futbolistas que potencialmente podrían estar en la lista final mundialista un complejo programa de Internet (software) con algunos ejercicios, indicaciones personalizadas y apoyo en temas de motivación, pero nada de ello será suficiente si no llegan en las mejores condiciones futbolísticas al partido contra Alemania.

El músculo está ausente, pero la mente no. Otro tema que podría estar rondando la cabeza del cuerpo técnico de la Selección tiene que ver con la manera de afrontar el partido ante Alemania. ¿Enviar al campo al mejor cuadro posible o reservarlo para los juegos donde, en apariencia, tiene más probabilidades de conseguir el resultado y por ende la clasificación a la siguiente ronda?

Según sé, el debate existe, pero también sé que Osorio piensa no guardarse nada en la presentación en el Estadio Luzhniki y jugar con todo para dejar sentado a qué va México a Rusia. La parte anímica promete ser la más importante que se desprenda a partir del resultado o de la actuación ante los alemanes. Luchar contra un marcador abultado o una muy mala demostración en el campo de juego podría ser mucho más complicado que los juegos restantes frente Corea del Sur y Suecia.

Los futbolistas necesitan jugar de manera competitiva para llegar en su mejor forma al verano. La base de la Selección Mexicana tiene poca actividad en las diferentes Ligas europeas y hoy eso inquieta, preocupa y alborota los sentidos del cuerpo técnico de la Selección Mexicana de futbol. Después de todo, el tiempo se va volando y los minutos competitivos que se pierden, jamás vuelven.