Opinión

David Faitelson

David Faitelson es dueño de un estilo duro, pero frontal al momento de dar opiniones, que incluso le han traído choques con algunas figuras.

Las Chivas de los mil millones

2019-12-13 | David Faitelson
Comparte en:

Sería una equivocación -y también un riesgo- buscar en estos tiempos una segunda versión de las 'Superchivas', pero sí podemos establecerlo ya como uno de los esfuerzos más importantes en la historia del club por buscar un equipo competitivo basado en una chequera. Si no son las 'Superchivas', pueden ser las 'Chivas de los mil millones' y con ello basta para entender las expectativas que debe y puede generar este equipo.

El proceso de finales del siglo anterior, aquel que encabezaba Salvador Martínez Garza (QEPD), con 'MexLub', no sólo valió en una poderosa inversión para el rearmado del equipo, también incluyó a algunos de los mejores futbolistas mexicanos de aquel momento: Luis García, Carlos Hermosillo, Alberto Coyote y el propio Ricardo Peláez, entre otros.

Esta vez, Chivas ha desembolsado una enorme cantidad -alrededor de 50 millones de dólares- en futbolistas jóvenes que deben terminar de potencializar su carrera a través de la camiseta rojiblanca. Uriel Antuna, Cristian Calderón, Víctor Guzmán, José Madueña, Alexis Peña, Jesús Angulo y hasta el mismo JJ Macías no son los mejores jugadores mexicanos del momento en su posición y no tienen una etiqueta de titulares en la Selección nacional. Son jugadores que, basados en sus condiciones  y en su edad, pueden terminar, algún día, siendo estelares del futbol mexicano y candidatos a jugar en un futbol de mayores dimensiones.

Las épocas son diferentes. En los 90, algunos de los mejores futbolistas mexicanos seguían siendo parte de nuestra Liga. Hoy, los mejores, como era de esperarse, juegan en Europa. Digamos que Chivas ha escogido a futbolistas de futuro pensando en su propio futuro.

La 'Revolución Peláez', como le llaman algunos a esta reconstrucción del Guadalajara, está basada en jugadores que han mostrado calidad y cierta regularidad en sus equipos de origen, pero que no han dado todavía el salto de calidad que se espera de ellos. Habrá que tomar en cuenta, también, otro factor esencial: la presión y la responsabilidad
que significa jugar en el Guadalajara.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CHIVAS LUCIRÁ UNA DEFENSA 'TUNEADA' PARA EL CLAUSURA 2020

La mayor parte de esos refuerzos han mostrado su calidad en equipos de una dimensión más pequeña y por ende menos exigente que la de Chivas. Tendrán que rendir en este 'nivel' de necesidades y de obligaciones.

Creo que, más allá de gastar mucho, Amaury Vergara y Ricardo Peláez han gastado con inteligencia. El equipo necesitaba de 'sangre fresca' en la mayor parte de las posiciones del campo. Las fuerzas básicas no han podido abastecer totalmente al equipo. Estos jugadores son fácilmente moldeables a la mentalidad y al estilo que se requiere en Chivas. No se trata que el equipo se adapte a ellos -como ocurría en las 'Superchivas' de Martínez Garza-, sino que esos jugadores terminen incorporándose a la idiosincrasia del club. Tienen la edad y la calidad para hacerlo sin problema.

Lo más difícil vendrá ahora, cuando Luis Fernando Tena tenga que aterrizar esas expectativas y hacerlas funcionar como un equipo de futbol. Los nombres propios son importantes, pero Chivas depende de un grupo, de una estabilidad, disciplina y motivación del vestidor para obtener resultados.

Cinco torneos consecutivos sin Liguilla y un peligroso acercamiento a la tabla porcentual. Está más que claro que Chivas está urgido y generalmente en la urgencia se hacen cosas desesperadas. Pedirle resultados inmediatos
conlleva un riesgo. La ventaja radica en la experiencia de Luis Fernando Tena y el conocimiento de Peláez.  Amaury Vergara ya hizo su parte. Cuando le preguntaron a qué debe aspirar este club a partir del Clausura 2020, contesto tajante: “A ser campeón”. Y la verdad no esperaba ninguna respuesta diferente de quien sea el dueño de las Chivas. Este equipo tiene siempre la obligación de buscar la gloria, aún cuando este pasando por un proceso de reconstrucción.

Chivas requiere estar bien. No sólo es importante para ellos, también para el futbol mexicano que los necesita con regularidad como un envión emocional, pasional y comercial. La tradición de jugar únicamente con mexicanos y la rica historia que el club ha alimentado a lo largo de los años, es todo un activo de la industria.

Mil millones de pesos son una muestra de la poderosa inflación que acompaña al futbolista mexicano. Ante su escasez, el precio se eleva por las nubes, pero Chivas no tiene otro remedio más que acudir a ese mercado. Lo ha hecho, insisto, con futbolistas jóvenes que no sólo deben servirle para un aprovechamiento urgente por la situación  deportiva que vive, sino que luego, si ese jugador termina de desarrollarse y valorarse, puede optar por venderlo a otro tipo de mercados. El Guadalajara ha invertido, insisto, con inteligencia.

Quizá el caso más claro de la intención de Chivas es que haya podido recuperara un futbolista como José Juan Macías, quien erróneamente, fue prestado al León donde en las últimas temporadas cumplió con notables actuaciones. Macías dijo, en algún momento, que no volvería al Guadalajara, que su intención radicaba en jugar en Europa. Chivas lo ha hecho entender que tiene una magnífica oportunidad -y reto- de terminar de madurar y crecer como futbolista y que le sobrará tiempo para buscar el horizonte que mejor convenga a sus intereses y carrera.

Macías ha aceptado el desafío que significa Chivas  y ha entendido el hueco que le ha dejado Alan Pulido, quien tras ganar el título de goleo, decidió que sus días en Chivas habían terminado. Pulido jugará la próxima temporada en el Kansas City de la MLS estadounidense. Macías tomará
su sitio como el delantero estelar del llamado Rebaño Sagrado. Las decisiones terminarán marcando las trayectorias de cada uno de esos futbolistas. Pulido siempre parece tomar el rumbo equivocado. Macías, por lo contrario, parece saber a donde va. Cuestión de brújulas, cuestión de mentalidades, cuestión de futbolistas.

Me gusta este Guadalajara. Está claro que Amaury se ha rodeado de personajes que le pueden ayudar. Fue una gran decisión contratar a Peláez. Lo fue también, al final del día, lo de Luis Fernando Tena. Los pasos que han tomado para reforzarse parecen los correctos. Chivas promete mostrar una imagen competitiva diferente a partir de enero. Las Chivas del 20-20, quizá no 'Superchivas', pero sí las Chivas de los mil millones, cifra que resume y engrosa a la perfección las expectativas que generará este club.