Opinión

David Faitelson

David Faitelson es dueño de un estilo duro, pero frontal al momento de dar opiniones, que incluso le han traído choques con algunas figuras.

La verdadera 'pérdida'

2019-12-06 | David Faitelson
Comparte en:

La 'gran pérdida' de la semana para el futbol mexicano no es Fidel Kuri o una plaza tan pasional y sufrida en administraciones futbolísticas, como Veracruz. No, lo que verdaderamente debe dolerle al futbol mexicano es que uno de los grupos empresariales más serios e importantes del país haya decidido marcharse de la industria.

Entre el escándalo, que mayormente provocó la Federación Mexicana de Futbol con Kuri y la desafiliación de los Tiburones Rojos, pareció pasar casi desapercibido el anuncio que hizo Grupo Imagen de que abandonaba (o vendía) su participación en el Querétaro tras algunos años y temporadas que, en términos generales, resultaron muy positivos.

El futbol en Querétaro vivió sus mejores días, sin duda, bajo la administración de la familia Vázquez Raña. Don Olegario padre y Olegario Vázquez Aldir, han decidido que el futbol no es un negocio productivo (o quizá que es demasiado enredado) y que prefieren seguirlo viendo como un producto de televisión y nada más. Es una pena.

Todavía recuerdo cómo Decio de María, entonces presidente de la FMF, me presumía que había logrado convencer a los Vázquez Raña de involucrarse, invertir y arriesgar su dinero en el futbol. La aventura duró muy poco.

Y la venta de Gallos ha alentado otra ilegalidad en el futbol mexicano: la multipropiedad. Grupo Caliente, que comanda Jorgealberto Hank, ha adquirido al Querétaro, que se une a Tijuana y a Culiacán como sus nuevos 'hermanos'.

Ya pululan, por ahí, las gestiones de Grupo Pachuca (Pachuca, León, Zacatecas), la de TV Azteca (Morelia y Puebla) y la de Orlegi de Alejandro Irraragorri (Santos, Atlas y Tampico Madero). Irónicamente, Televisa, que fue quien mostró el camino en cuanto a la posesión de una o varias franquicias al mismo tiempo, hoy sólo controla al América.

Un 'mal necesario', dicen algunos. Mentira. Una ilegalidad, una trampa, sobre todo en un futbol y en un país agobiado por la corrupción y los malos manejos. Dejar esa 'línea' tan delgada al libre albedrío de empresarios, negociantes del juego, es un peligro terrible.

Más cuando se involucran poderosos intereses, patrocinadores, gobiernos, televisoras, casas de apuestas y demás. Aquellos que defienden la postura de que es un mal necesario, se recargan en el reciente fracaso administrativo de Kuri en Veracruz y aseguran que es mejor una multipropiedad que futbolistas sin sueldos y clubes navegando a la deriva entre grandes deudas.

Sí, entonces, la solución debe radicar en tener el número exacto de equipos y no a la exageración que se propone para contar con más juegos y más contenidos para vender a la televisión y a los patrocinadores.

Yo mismo lo viví cuando trabajé en una empresa de televisión que tenía el control directo de dos equipos de futbol. Mis ojos vieron y mis oídos escucharon cuando se resolvió, en la mesa de un ejecutivo, cuál debía ser el resultado de un partido entre Veracruz y Morelia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: OFICIAL: GRUPO CALIENTE ES EL NUEVO DUEÑO DE QUERÉTARO

No puedo probar que haya pasado en otro sitio, en otro momento, pero dejamos demasiado a la decisión de mentes perversas o mal intencionadas que son capaces de cualquier cosa con tal de sacar provecho y dinero del futbol.

La promesa de Decio de María era que en el 2018 se acabarían con las multipropiedades. Estamos en el 2019, y en lugar de terminar, aumenta, ambiciosa y descaradamente.

Lo primero que necesita este futbol para ser mejor es respetar las reglas. El problema es que 12, 14 o 16 personas se reúnen en una larga mesa en la FMF y elaboran sus propias reglamentaciones, de la forma en que a ellos les conviene y de la manera más accesible para manipularlas y transgredirlas con tal de que el negocio sea productivo.

Defender la multipropiedad es defender una trampa. Tengo mucha pena (espero que Kuri también la tenga) por la afición del futbol en Veracruz. Se han vuelto a quedar sin equipo gracias a las malas administraciones que han pasado por ahí. Pero lamento más que personajes serios, exitosos, decentes, como lo es la familia Vázquez Raña, se alejen del futbol. Esta claro que el futbol mexicano necesita de personas como ellos. Son la gran “pérdida” de la semana, Los vamos a extrañas.