Opinión

David Faitelson

David Faitelson es dueño de un estilo duro, pero frontal al momento de dar opiniones, que incluso le han traído choques con algunas figuras.

El futbol de las redes sociales...

2020-02-18 | David Faitelson
Comparte en:

El futbol se juega a otro nivel, intensidad, precio y velocidad en el Twitter, el Facebook y el Instagram.

Hace poco más de una semana, José de Jesús Corona era el objetivo. Lo habían satanizado tras un aparente error en los últimos minutos del juego del Cruz Azul en Toluca. Una semana después, Corona fue el mejor del campo, le podemos llamar el 'héroe' de la victoria del Cruz Azul ante Chivas, al mismo tiempo en que Uriel Antuna, un delantero de 22 años, se convertía en el trending topic negativo de la jornada. El futbol se juega hoy también en las redes sociales, donde se enjuicia, se vanagloria, se sepulta, se intimida y se renace en la premura y la urgencia misma de la propia tecnología.

¡Bienvenidos a los 'nuevos tiempos'! Y para efectos de lo nuestro (el futbol, el deporte), como también lo es en otros rubros de la sociedad, las redes sociales pueden ser una herramienta maravillosa, un termómetro para entender qué piensan nuestros semejantes sobre cierto tema, otra manera de comunicarnos y entendernos, pero también puede ser letal, inquisitiva, depredadora.

El de Corona es el ejemplo más fresco de muchos otros que han existido. Un portero veterano, consagrado, con un nivel que le ha dado presencia entre los mejores de la historia en su posición. Una mala tarde en Toluca parecía suficiente para juzgarlo, enjuiciarlo y pedir su 'cabeza'. Algunos días después, esos mismos que lo reprobaban, lo aplaudían. Al momento de dictaminar, aún envueltos en la 'calentura' del juego, del resultado y de sus consecuencias, cuenta más la adrenalina que las neuronas.

Uriel Antuna es la nueva y última 'víctima' de las redes. El delantero de Chivas falló al menos tres claras oportunidades de gol. Un futbolista que le costó casi 12 millones de dólares al Guadalajara en la renovación que se planteó para esta temporada, no termina funcionando, pero nadie espera que un jugador tan joven e inexperto se ponga a los hombros a las Chivas. En su defensa, fue el futbolista que más intentó generar futbol, darle profundidad y sentido al ataque rojiblanco. Aun así, el furor de las redes sociales no se hizo esperar. En unos cuantos minutos, Twitter, Facebook e Instagram lo tuvieron como su 'cliente distinguido'.

Y ocurre otro fenómeno a la par de las redes y su trascendencia, lo que los medios recogen y toman como noticia porque si algo o alguien es trending topic eso ya se traduce en una noticia que deben darle realce y difusión los medios. Ahí aparecen los periodistas y comentaristas que también nos vemos, de alguna forma, 'contaminados' por lo que opinan las redes. Y se vuelve un círculo que, si acaso, se cierra cuando el balón vuelve al futbolista y éste responde, también en las redes, contra el sector que lo ataca o contra el periodista que secundó esa acometida.

El futbol siempre ha sido parte de la sociedad, pero hoy la sociedad participa más en la opinión y el juicio de lo que ocurre dentro del futbol. Y en esas redes hay de todo: gente que sabe, gente que no, gente bien intencionada, otros no tanto y hasta personajes que buscan sacar una tajada en beneficio directo de sus propios intereses.

La vida es una adaptación a los cambios. Quien mejor se adapte a esas transformaciones, tendrá más oportunidad de conseguir el éxito. Las redes son ya parte de todo lo que hacemos, para bien y para mal. Saberse conducir en este complejo mundo es parte del 'secreto' de sobrevivir.

El futbol de las redes sociales, ese que un día te pone como villano, te degrada, pide tu cabeza y a la siguiente semana te coloca en un sitio preferencial, te encumbra, te glorifica como si nada hubiese pasado. José de Jesús Corona era y seguirá siendo José de Jesús Corona antes y después de ser trending topic negativo y positivo, y Uriel Antuna seguramente sobrevivirá y se hará más fuerte después de esta 'tormenta'.