Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Varo mata todo

2019-12-12 | Christian Martinoli
Comparte en:

Se fue Pulido de Chivas y se fue ante todo pronóstico, por la endeble campaña del Rebaño, como líder de goleo del futbol mexicano. Eso no es una
situación menor cuando cada vez es más complejo que un futbolista azteca se consagre como máximo anotador de una Liga plagada de atacantes foráneos.

Pulido tiene una estela extraña que nunca lo pudo consagrar como un favorito de las masas en la grada; sin embargo, se debe aceptar que dentro de todos los esfuerzos que ha realizado para tratar de encaminar su carrera, terminó consiguiendo en Chivas cosas que el mismo club no podría reprocharle, como un título de Liga, uno de Copa y una Concachampions, que para como se ha manejado la escuadra tapatía en estos años tenemos que aceptar que varios de estos trofeos suenan más a momentos de claridad espontánea que a continuidad deportiva.

Pulido parece un tipo raro, tan raro para el medio nacional que se atrevió a demandar a un club y se fue del país para buscarse la vida en Grecia mientras se tramitaba en su contra el “Pacto de caballeros” para liquidar su carrera por estos lares.

A pesar de sus estadísticas finales con un Guadalajara que divagó nuevamente en el torneo local, Alan no es un goleador nato. Mete un gol cada tres partidos y sus últimas temporadas con Chivas se sacrificó más saliendo del área para colaborar en ataque con sus alternantes, a pesar de ello, contra todo pronóstico, al final las estadísticas le “cerraron”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: PULIDO: 'ELEGÍ AL SPORTING PORQUE QUIERO GANAR UN TÍTULO EN LA MLS'

Sus números y formas no le ayudaron para seducir a un cuerpo técnico nacional que busca determinantemente bajarle la edad a la Selección y entonces ahí el otrora goleador rojiblanco buscó culminar su carrera en un lugar alejado de cámaras y posibles polémicas. Un sitio que le diera paz y libertad, en donde nadie le exija demasiado y entonces encontró un refugio millonario en medio de los Estados Unidos en uno de los peores equipos de la MLS.

Analizando la vida deportiva del tamaulipeco, su decisión de jugar en Kansas City es subirse a un 'caballo ganador' desde el factor estrictamente económico, porque si algún día se fue de los adinerados Tigres para recaer por 'migajas' en el discreto Levadiakos, no era de extrañar que después de abandonar a las Chivas, con un 'triunfo individual', pues ahora agarre a otro club endeble en la cancha, pero sustancioso en el escritorio.

Para muchos, Pulido nunca fue un jugador con éxito rotundo y que despuntara definitivamente para los alcances que muchos presagiaron al inicio de su aventura futbolística; el tema es que su ambición parece y no es deportiva y aunque a muchos no les guste, para un profesional con sueños de grandeza limitados, no hay mejor forma de cicatrizar su trayectoria que repleto de dinero. Suena mediocre para algunos, pero millones quisieran hacer lo mismo que hoy hace Pulido. No comparto su decisión pero vistas las circunstancias la entiendo.