Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Los ojos detrás de Ambriz

2020-12-17 | CHRISTIAN MARTINOLI
Comparte en:

Cuando Jorge Campos tuvo una aproximación para ser nuevo entrenador de Pumas, lo único que exigió para firmar era que dentro de su cuerpo técnico debía estar sí o sí, Juan de Dios Ramírez Perales, otrora defensa de Pumas y mundialista mexicano, quien hace trabajo táctico desde la grada cada vez que el equipo de Nacho Ambriz juega.

Campos siempre habló de la gran visión y enorme conocimiento del juego, así como de la constante preparación que el famoso 'Capi' ha llevado una vez que colgó los zapatos. En el mundo del futbol mexicano algunos hablan de una especie de 'santo grial' al libro de apuntes y trabajos que ha recopilado Ramírez Perales.

Una labor titánica de años de estudios, análisis y muchas pruebas y errores que lo han llevado a recolectar los fundamentos básicos del juego para que sus jugadores sean quienes jueguen, adapten la idea del cuaderno a su día a día. Futbol básico, pero complejo, porque cuenta los que saben que jugar fácil es lo más difícil dentro de este deporte.

Los trabajos tácticos que se postulan en esas hojas no son quizás para muchos el hilo negro del juego, pero la enorme variedad de trabajos físicos y tácticos con pelota que se plasman ahí, siempre van dirigidos a un futbol que tiene como prioridad la velocidad con precisión.

No está de más decir que Nacho Ambriz es un nuevo genio de la dirección técnica y muchos de sus logros también forman parte por la gente de la que se sabe rodear y sobre todo escuchar.

Gran virtud de Ambriz que ha ido adaptando en los últimos años. 

Si León arrasó de punta a punta y supo utilizar en la Liguilla una versión menos frondosa y clara de juego exquisito fue porque Ambriz y su gente entendieron los dos formatos que entrega el sistema mexicano de competencia.

No es poca cosa lograr el objetivo dando un giro a tu idea principal y este equipo lo consiguió. Habría sido delicioso que su performance se asemejara a las dulces presentaciones que tuvo dentro del certamen regular, sin embargo apostaron por otro caballo y de igual manera las bases sólidas del entrenamiento los llevaron a buen puerto.

Felicidades a Ambriz y su cuerpo técnico, hoy en día los más codiciados del balompié nacional.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: DE LA PENUMBRA A LA GLORIA