Opinión

Carlos Ponce de León

Director de RÉCORD, experto en futbol nacional e internacional. En su columna tendrás un análisis veraz y oportuno.

Afición, hazlo por ti

2019-10-14 | Carlos Ponce de León
Comparte en:

¿Te acuerdas de la última vez que México no fue a un Mundial? Los más jóvenes quizás ni siquiera han pensado que esa posibilidad existió alguna vez, los que la vivimos la tenemos vagamente en la memoria. La costumbre de clasificar en una de las zonas futbolísticas más accesibles del mundo y la tremenda fiesta que arma nuestra afición en la Copa del Mundo han echado polvo a ese recuerdo. Pero la amenaza de que se repita resurge como nunca con el grito prohibido por la FIFA. Una posibilidad que provoca escalofríos.

La ocasión más reciente que México se ausentó de la máxima cita futbolera fue en el lejano Italia 90, cuando tuvimos que cumplir un castigo impuesto por FIFA a la FMF, luego de que inscribieron jugadores que rebasaban el límite de edad, el famoso caso de los ‘cachirules’.

Hace 31 años, Antonio Moreno reveló en el diario Ovaciones una irregularidad de la Sub 20 rumbo al Mundial Juvenil: cuatro jugadores eran mayores de la edad límite, su registro en el anuario del Futbol Mexicano publicado por la FMF no coincidía con el que se mandó a Concacaf para el clasificatorio en Guatemala, en el que los verdes lograron el boleto. Periodistas y medios de comunicación alumbraron el problema, EU y la federación chapina se quejaron ante FIFA, que actuó según sus reglamentos: en 1988 prohibió la participación mexicana por dos años en todos los torneos oficiales, Copa del Mundo incluida.

Tras la sanción vinieron apelaciones infructuosas, quejas y lamentos. Un ejemplo del dolor de la afición se reflejó en una manta que colgaba en un palco en el Estadio Azteca, en un juego posterior al castigo, que lanzaba una súplica desesperada: “¡FIFA, perdónanos! ¡No es justo! México ama a Italia 90”. Pero no hubo clemencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LA COLUMNA: CUANDO LOS REPRESENTANTES TOMAN EL PODER

Los culpables fueron los directivos de la época en la FMF, encabezada entonces por Rafael del Castillo. Hoy, un caso similar amenaza a México, y los responsables no serán los del pantalón largo sino la afición. Por duro que esto suene, seremos tú, yo y cualquiera que mantenga el grito prohibido en los estadios nacionales.

Mañana llega una prueba de fuego con el partido del Tri en el Azteca. Será una sorpresa que la afición no lance el temerario “¡puto!” contra el guardameta canalero. Si lo hace, vendrá una sanción en la Nations League, quizás tengamos que ver el siguiente partido de la Selección por TV por jugarse en un estadio a puerta cerrada. Y así empezará el camino a un castigo mucho mayor, deducción de puntos o la gran pesadilla: que nos castiguen con no ir al Mundial. El escalofrío regresa cada vez que lo pienso.

HAZ TU PARTE, NO COMO LA FMF
Vamos a hacerlo por nosotros. Por ti, por tus hijos, hermanos, vecinos, primos, por cada persona que conoces que se emociona con ver a México en un Mundial. No es por la FMF y sus dueños, no es por salvarles el negocio, estoy seguro de que encontrarían la forma de hacer billetes aun con la ausencia del Tri; será más difícil, pero no le van a perder nunca.

No es por ellos, es por los aficionados, por todos esos recuerdos que generó ver la playera verde en tierras mundialistas, por los cabellos jalados durante los penaltis ante Bulgaria, por el orgullo que te provocó ver a Luis García recordando a los irlandeses los dos goles; por el grito desaforado en el gol de Luis Hernández a Holanda y por el trauma de cómo falló después ante Alemania, por aquel salto que diste del sillón con el cabezazo de Borgetti a Italia, por cada gol de Rafa, por las pesadillas ante los argentinos, por los suspiros en cada atajada de Ochoa a Brasil y también con la maldita frase de ‘no era penalti’ ante Holanda. Por el anhelo de alcanzar el quinto partido que retumba cada cuatro años en tu cabeza. Por ver a México en un Mundial. Por eso no gritemos el “puto” al portero. Hazlo por ti. Hagamos nuestra parte. La Federación qué. Hazlo porque necesitamos gritar de nuevo en un Mundial.

SE TENÍA QUE DECIR...
La persecución del SAT a clubes mexicanos entra en un momento crítico, en uno en el que se han abierto ya investigaciones sobre varios equipos. Estamos a punto de revelar en RÉCORD la punta del iceberg, un caso que por más que se busque esconder, está por sentar un precedente sin igual. Atentos esta semana, porque se sacudirá el balompié nacional.
Y SE DIJO